18 enseñanzas que obtuve al escribir fanfic (Parte I)

Tengo diez años escribiendo fanfiction y, desde que inicié, no he podido detenerme. Escribir fanfic se ha convertido en una de las actividades que más disfruto y me ha ayudado muchísimo a mejorar en mi trabajo como escritora. Es un excelente campo de juego que te invito a explorar.

Precisamente por ello, he podido recolectar en este largo trayecto muchísimas enseñanzas. En el artículo anterior hablé de 10 errores que cometí como ficker (y me hubiera gustado evitar), pero es hora de hablar de todo lo positivo de esta experiencia que pienso seguir perpetuando en el tiempo.  

Este artículo, por su largo, lo voy a dividir en tres partes. Están aquí las primeras 6 enseñanzas que obtuve en fanfiction.

1. Perder el miedo a fallar

He visto esto mucho en escritores noveles que comentan en grupos de escritura en Facebook. Ese miedo a fallar, el miedo a no ser leídos, a que nadie te compre y a no poder resaltar en la competencia, los paraliza. Créanme que no hay escenario más competitivo que el fanfiction. Se tiene que escribir de lo que la gente quiere leer: parejas, personajes, género y serie específicos. Si no se escribe de ello, hay menos posibilidades de ser un fanficker reconocido.

Pero es gratis. Sin nada que perder, es fácil lanzarse a escribir y publicar: las plataformas de fanfiction son gratuitas y todo el mundo escribe y lee allí. Se puede experimentar todo lo que nos guste, hay posibilidades de explorar géneros sin miedo a hacerlo mal. Después de todo: siempre se encuentra a quien le agrade lo que está leyendo. Y llega a gustar tanto que, incluso, empiezan a evadir las barreras de la pareja, fandom o género, simplemente por leer.

Cuando empecé a escribir de Saint Seiya lo hice de una pareja que nadie conocía porque la historia era nueva. Lost Canvas era un spin off poco conocido, que además tenía detractores porque no estaba escrito por el autor original de la serie Saint Seiya. Sin embargo, había siempre una o dos personas que les gustaba lo que hacía y empezaron a seguirme. Y cuando abordé otras parejas, sin importar si no era la pareja popular del momento, los lectores llegaron.

Perder el miedo es algo muy importante como escritor, es lo que nos ayudará a evadir la hoja en blanco. A veces me detengo a pensar en la yo de antes que no tenía miedo a fallar para volver a escribir con libertad.

2. Escribir lo que quiero leer

Muchos empiezan preguntándose lo que más lee la gente. Por supuesto, si nos vamos al ranking de Amazon encontraremos que triller, terror y romántica erótica es lo que más se lee. Si vamos al fanfiction, habrá una serie y pareja que sea la más popular, y claro, incluir escenas sexuales llamará a más público. Pero al escribir fanfic no me puse a ver qué era lo que más se leía, sino lo que yo quería leer.

Me encontré que había pocas historias dedicadas a mis parejas favoritas, así que escribí.

Pocas historias que tocaban el tema que quería, así que escribí.

La historia de aquel género del que tenía tanta fe no me gustó, así que escribí.

La historia que acabo de leer me partió el corazón, así que escribí.

Escribir fanfic, con todo mi corazón
Esta soy yo, escribiendo con todo mi ser y viendo los colores saltar de la pantalla.

Más que pensar en escribir lo que pudiera darme fama (o ventas), aprendí a escribir lo que quería, lo que necesitaba, a escuchar mi propia voz y creer en ella. Y aprendí que eso es lo que me caracteriza, que ese es mi valor agregado que no encontrarán en otro lugar, que esa es mi marca. Y he encontrado lectores que saben que, sin importar el género, personaje o historia, está ese algo que me identifica como autora y que les gusta leer.

3. Analizar los universos de otros

El universo de Saint Seiya es fantástico. Dentro de su demografía (shonen), fue uno de los impulsores a un nuevo estilo de historias en manga y anime en su tiempo. Por ello, Masami Kurumada es tan respetado, a pesar de los errores que cometió con su obra.

Esto significa que para escribir en su universo tenía que estudiarlo. Entender cómo estaba conformado, sus reglas, el tiempo y las costumbres, sus excepciones. Comprender cómo se movían los personajes en él y cuáles eran las mejores ideas para explotarlo. Tenía que analizarlo y aprender de él.

Parece mentira, pero todo el trabajo de analizar a una obra para aprender a escribir, yo lo hice sin saber qué estaba haciendo. Lo hice por pasión, por ganas, por necesidad. Absorbí todo ello y lo utilicé como herramientas propias para mis trabajos.

En este momento, a la hora de crear mis universos, tengo muy en claro qué debo tomar en cuenta, cómo empezar y cuánto debo de estudiar antes de lanzarme a escribir. El universo tan realista de Yuri!!! on ICE me llevó a documentarme del patinaje sobre hielo, competencias, entrenamientos, federaciones, reglas y demás. Aprendí a documentarme al escribir fanfic.

4. Estudiar la creación de personajes

Para poder utilizar personajes ajenos hay que conocerlos. Es mucho más difícil cuando no has sido el escritor. Por ello, para escribir de esos personajes y hacerlos reconocibles para los lectores (que por lo general buscan leer al mismo personaje que vieron en la serie) fue necesario analizarlos.

Yuri!!! on Ice (Anime) -  JJ Leroy
Yuri!!! on ICE nos muestra, en pocos capítulos, como hacer un personaje completo al dotarlo de un círculo que lo respalda para su personalidad. J.J Leroy, uno de los mejores patinadores de la serie, es una gran muestra de ello.

No bastó con ver fichas de personajes con datos oficiales, tuve que ver la serie varias veces. Prestar atención a los detalles, a sus gestos, a las referencias. Cómo se visten, qué comen, qué recuerdan, cómo enfrentan una crítica, como reaccionan al miedo, a los nervios y a los elogios.

Todo esto no solo me ayudó a conocer al personaje, también a empatizar con ellos. A ponerme en sus zapatos, aprender su forma de pensar y darle voz. Así mis personajes no son planos, tienen matices. Incluso, pude darle aquella profundidad que su autor original no tuvo tiempo de imprimirle. Y eso les dio mucho más valor a mis escritos originales.

Al escribir fanfic pude hacerme de ellos de forma tan profunda, que varios se transformaron en personajes propios. Al punto que pude hacer que reencarnaran en personajes en un universo completamente distinto para desarrollarse. Hijo de Payasos es una muestra de ello, por eso pude convertirlo de un fanfic a un original que publicado en 2020.

5. La importancia de las migajas para giros argumentales

Las mejores historias tienen plot twist que me dejan con la quijada en el piso. Sin duda, uno de los mejores plot twist de la historia del anime lo tiene Yuri!!! on ICE, con algo que no lo hubiéramos podido imaginar nunca, pero con señales tan evidentes cuando ves la serie por segunda o tercera vez. El arte de ocultar estas señales y hacerlas estar allí, pero como si no fueran importante hasta que llega el momento de la revelación, es algo que aprendí en el fanfiction. ¿Por qué razón? Por qué aprendí a hacerlo de ellos mismos.

En Saint Seiya The Lost Canva, hay otro plot twist que me encanta, y me sorprende que haya personas que aún no le de el valor que merece. Alone es un personaje tan increíble que ese giro argumental es completamente entendible con todo lo que había pasado antes. Al aprender de las creadoras de estas series, pude incluir plot twist en mis historias, crear giros que nadie esperaba o que sorprendan, hacer que todo cobre sentido, incluso el título de la obra. Y lo hice haciendo lo que amaba: escribir fanfic.

6. Lo necesario de la planificación

Cuando analizaba las obras que me inspiraron a escribir fanfic, notaba de inmediato que requirió una buena planificación. Obras de esa envergadura no se hacen al azar. Y si no fue el caso, si solo quería escribir porque amaba a los personajes y sentía que fueron desaprovechados por el autor, también me hizo entender el valor de una buena planificación. Al analizar las obras, encontraba sus agujeros (algunos garrafales) y aprendí a evitarlos. Me di cuenta de qué hacer y qué no repetir.

Yo aprendí a planificar a través de años, ha sido un proceso lento. Pero los resultados (al haber aprendido a documentarme y analizar personajes con el fanfiction) ha sido valiosísimo. Un buen plot twist no funciona sin una buena planificación. Necesitas encontrar el lugar propicio para hacer esa gran revelación y que todo estalle ante los ojos de quien te lee. No es fácil, pero aprendí a hacerlo. Incluso analizando obras que no me atrevía a escribirle un fanfic, porque sentía que era demasiado para ser tocada por mis infames manos.

¿Se imaginan el proceso de planificación que alguien como Hiromu Arakawa, autora de FullMetal Alchemist, tuvo que realizar para construir una obra tan redonda, con personajes tan entrañables y una trama tan impresionante? ¿Dónde todo encajó perfecto? Sí, eso es a lo que quiero apuntar.

Al escribir fanfic aprendí lo mejor de la escritura.
Pocas obras son tan completas en el Manga/Anime com FullMetal Alchemist.

Dejo de momento el artículo aquí porque me faltan 12 enseñanzas más y puede que me quede corta. ¿Pero puedes ver todo lo increíble que se aprende en el fanfiction para escribir? He visto a muchos autores que prefieren renegar de esa etapa y otros que simplemente la desdeñan, como si el fanfiction se tratara de un juego de niños que no pueden rebajarse a probar. Pero quizás, se están perdiendo de una oportunidad increíble de aprender haciendo.

Si te gustó esta parte, lee la segunda parte de este artículo.

¿Qué opinas?

¿Cuáles crees que serían los otros enseñanzas?

Carolina Villadiego

Carolina Villadiego es una escritora entusiasta que tiene 10 años escribiendo historias de temáticas LGBT con drama realista que ha conmovido el corazón de sus lectores. Ha sido programadora, profesora, consultora, fanficker y rolplayer. En el año 2018 alcanzó un premio Wattys dentro de la plataforma de lectura online Wattpad por su libro: Hijo de Payasos.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Yasuke Kirigata dice:

    Hola. Permítame presentarme, mi nombre, o mejor dicho, mi nickname es Yasuke Kirigata. Es un placer conocerla, Villadiego-san. Soy un Otaku/Fundashi empedernido amante del género Yaoi o contenido de parejas homosexuales; hombre-hombre, para ser más preciso. Espero no le disguste. Bueno, no hay problema si tiene algo que argumentar con respecto a ese dato mío, déjeme decirle que estoy acostumbrado a prácticamente todo tipo de quejas, insultos y discrepancias de personas, en especial, con homofóbicos; incomprendidos con falta de conocimiento, tacto y de mentes cerradas, los cuales consideran ese género que a mí me apasiona: morboso. No se preocupe, no soy ningún espía infiltrado para ver el contenido de su página. Soy compresible, y respeto a los demás al iguales que sus gustos, siempre y cuando que ellos me respeten a mí, por supuesto. Después de todo, cada persona en el mundo tiene su propia naturaleza; sus propias manías y rarezas, pero eso es lo que los hace únicos.

    No obstante, dejando de lado aquel sermón largamente interminable y tedioso sobre mí…

    Soy un escritor en entrenamiento con un largo camino por recorrer, no sé qué me encontrare en él, solo sé que tengo que escuchar a mi corazón y cruzarlo mientras mantengo mi frente bien en alto, sin importar que obstáculos impedidores me encuentre. Como Shuichi Saihara del juego/manga: New Danganronpa V3: Killing Harmony; ser un detective en entrenamiento, solo que en mi caso; ser un escritor en entrenamiento (como menciono anteriormente). Como Izuku Midoriya del anime/manga: Boku no hero Academia; anhelar ser un gran héroe que pueda sonreírle siempre al mundo, solo que en mi caso; anhelar ser un escritor profesional que destaque de manera excepcional en el ámbito de la escritura y lectura, ser magno y entretener de manera amena a mis lectores, no, a las personas con las historias que mi mente fantasiosa genere. (ADVIERTO: No quiero ser un escritor experimentado que cree obras lucrativas; no me importa el dinero, tampoco la fama ni la riqueza. Quiero ser libre como una nívea paloma hacia la dulce y reconfortante libertad, escribir por diversión y entretener al público que exige de mí).

    ¿Es un sueño estúpido lo que estoy comentado? ¿Mi anhelo es solo una ilusión, trivial y destinado a volatilizar tarde o temprano, como un suspiro al aire?

    Me tome el valor de dejar un comentario en tu página. Francamente andaba en internet -que me habían puesto hace días después de demasiados años sin mi fuente para leer y publicar fanfics/historias- deambulando por la página web Wattpad de la cual no soy más que uno de los miles de usuarios que habitan ahí, entre otras cosas. Cuando de repente me vino a la cabeza una palabra que había leído en un fanfic hace unas semanas atrás, “Ficker”, era la palabra. Honestamente no sabía que significaba ese término, hasta hoy que me acorde y decidí buscar por él, ¡Y SURPRISE!, entre todos los enlaces que había ahí, encontré tu página: “10 errores que cometí como ficker (y que me hubiera gustado evitar)”, fue el primer enlace que me apareció de ella, seguramente porque se relacionaba a lo que estaba buscando: Ficker. Cliquee y leí paulatina y amenamente el contenido que poseía, déjame decirte que me gustó mucho que, incluso, lo leí dos veces; el cómo te expresaste y sobre lo que hablaste, fue simplemente inspirador y provoco en mí una retroalimentación, aprendí de ello, no lo negare. (I’m sorry si estoy utilizando eso para evitar cometer errores en mi largo camino como escritor, pero Thank you por publicarlo y compartirlo con la gente para que no cometan tanto pequeños como grandes deslices).

    Es irónico que yo, siendo un Otaku y Escritor, no supiera que significaba el termino Ficker XD.

    Por añadidura, terminando de leer el primer contenido que leí de ti fui por las recomendaciones que había en la parte inferior de la página, cliqueando sobre un enlace que me llamo mucho la atención: “18 enseñanzas que obtuve al escribir fanfic (Parte I)”, era el enlace. Lo leí y, aparte de dejarme anonadado, me conmovió. ¿Por qué? Porque las enseñanzas que compartiste ahí era la aclaración a mis dudas, es decir, cada enseñanza, desde tu punta de perspectiva, me llego al alma y me motivo asaz como cuando ganas un premio o algo muy bueno pasa en tu vida, porque tus palabras son justo lo que quería oír, hacia las dudas que me encadenaban, diste justo en el clavo y me liberaste. Arigatou, Villadiego-san. Incluso pensé mientras cada vez leía y leía más: “Ella si sabe decir lo que quiero oír”. Y, por si fuere poco, me conmovió tanto que una lágrima broto de mi ojo derecho y resbalo hasta mi mejilla de lo bello que era tu contenido, y eso es extraño porque yo no lloro, soy como una piedra o un hueso duro de roer cuando se trata del drama.

    ¿Debería de darte un premio? XD.

    Bueno, terminando con mi confesión de cómo y porque llegue aquí… Vayamos directo al grano, ¿te parece bien?

    Quería comentar acerca de una cosa, ya sabes, a ver si podrías ayudarme a aclarar una duda que tengo. Oh. Pero no tienes que contestar si no te apetece. No quiero molestarte.

    De cualquier manera. Aquí vamos…

    Esas son tus enseñanzas que obtuviste al escribir fanfic, desde tu punto de vista mediante tu propia experiencia como Ficker o Fanficker luego de catar numerosas veces, ¿sí? Pero, supongamos que alguien le gusta un anime, manga, película, serie animada, etc. Y quiera escribir un fanfic acerca de aquello que tanto le gusta, sin tener en cuenta “enseñanzas” de otras personas, y escribiéndolo al final a su gusto y propia experiencia. Quiero decir, si alguien quiere escribir y se convierte en un Ficker, un Ficker a su propio modo. ¿Estaría mal, ya sabes, por no tomar “enseñanzas”? Es decir, que escriba como un Ficker pero no como uno grande, como tú, por ejemplo. ¿Estaría… eso bien? Ósea… ¿Caminar por nuestro propio camino y ser un Ficker a nuestro propio modo? Si es así, estaríamos guiándonos e influenciándonos por las palabras motivadoras e inspiradoras que suelen decir varios escritores o lectores, como: “Escribe como a ti te parezca mejor” “No dejes que nadie te diga cómo escribir” “Es tu historia, no de alguien más”.

    Eso es todo. Perdona si escribí mucho, pero de verdad tenía que comentar y expresarme hacia ti. Fue un gran placer conocerte, lo digo de corazón, espero que podamos continuar hablando, me gustaría conocerte, claro si se puede, tampoco es obligatorio que establezcamos vínculos de amistad.

    Me gustaron mucho tus enseñanzas, espero con ansias la tercera parte.

    Sin nada más que decir…

    Me despedido. Sayonara. ❤~

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Lo siento! No está permitido copiar este contenido.