10 errores que cometí como ficker (y me hubiera gustado evitar)

Este es un post bastante personal porque empecé en el fanfiction hace casi 11 años y cometí muchos errores como ficker. De hecho, creo que ha sido un inicio atravesado, a veces doloroso, pero muy estimulante. No puedo negar que aprendí muchísimo de mí, mi escritura y mi estilo.

Eso no quiere decir que los sabores amargos se deban ignorar. Por el contrario, creo que son cosas que hubiera podido evitarme (y seguro mi proceso hubiera sido más fructífero), si alguien me lo hubiera advertido. Así que aquí dejo estas cositas que, seguro, más de uno se sentirá identificado.

1) Publicar sin revisar.

¡Alguien que detuviera mi mano cuando presionaba Post a un oneshot escrito con las patas treinta minutos atrás! Estaba tan eufórica, con ganas de publicar y ver reacciones, que no medía y terminaba enviando unos escritos que ahora me dan vergüenza. Si hubiese tenido una pizca de decencia en ese tiempo, hubiera esperado un poco para volverlo a leer antes de publicar. O al menos haber leído muchos artículos para darme cuenta de que estaba cambiando los tiempos verbales y los diálogos no se escribían así.

El mayor de los errores ficker es cambiar los tiempos narrativos.
¿Por qué puse ese verbo en presente si hablaba en pasado? ¿Y qué pasó con este narrador? ¡Oh Dios, se coló un horror ortográfico!
Photo by Andrea Piacquadio on Pexels.com

Menos mal que conté con la ayuda de una ficker que me supo dar paro y empezó a aconsejarme, pero me tomó mucho tiempo aprender la lección y dejar de cometer estos errores como ficker. ¡Era una cabezadura!

2) Escribir de lo que más leen.

¿No leían de mi pareja favorita? Intentemos escribir de una pareja popular y meter a la favorita en el medio. Jajajaja, recuerdo que esa fue la premisa con la que nació mi fic El cruce, pero no fue el único así. Si bien, estoy orgullosa de ese primer niño grande, escribí otras cosas movidas por la popularidad que no representaban del todo mi forma de pensar.

Luego maduré y aprendí que podía usar esa popularidad a mi favor y escribir sobre ello de una forma diferente o trasgredir el cliché. Entonces, con lección aprendida, escribí a Yuuri, my daddy una historia de sugar daddy que poco tenía que ver con un sugar daddy clásico. Pero para llegar a eso escribí un montón de cosas que prefiero no recordar.

3) Combinar múltiples estilos.

Si leía a una autora de fanfiction y me gustaba un recurso, intentaba imitarlo. Y cuando leía a tantas en el fandom, era irremediable que algunos escritos quedaran como un Frankenstein. No, no hablo de plagio, jamás se me ocurriría tomar una historia y arrancarle algo del texto para ponerlo en el mío. Me refiero a elementos, ideas, construcciones y cosas pequeñas, pero distinguibles.

Aunque es normal imitar cuando estás aprendiendo, eso me llevó a varios conflictos innecesarios, comparaciones y situaciones que fueron bastante incomodas y vergonzosas. Además de percatarme que muchas de las cosas que usaba, resultaba estar mal (cuando incorporé “el ojicolor”, orbes, la exageración de las onomatopeya y expresiones poéticas sobre usadas, por ejemplo). ¿Se imaginan cuántos orbes escribí antes de seguir cometiendo uno de los errores legendarios como ficker’

4) Cerrarme a un solo fandom o pareja.

No te ates a una pareja o fandom, experimenta.
No hay peores cadenas que las que uno mismo se impone.
Explorar no te hace menos fans.
Photo by Markus Spiske on Pexels.com

Llegué y todo lo que quise fue escribir de mi pareja favorita. Eso creó dos cosas (por mi ritmo exagerado de escritura, sumado al punto número 1 mencionado):

  • Saturar al fandom de mis escritos de una pareja
  • Cortar mi capacidad narrativa.

Al trabajar con solo un par de personajes, las historias comenzaban a repetirse inconscientemente y creaba estereotipos dentro de mis propias creaciones. También eso me limitaba a otro tipo de tramas que no podría trabajar si quería preservar la esencia de mi pareja. Se convirtió en una especie de correa y decidí cambiar de estrategia cuando me percaté de los problemas innecesarios que me estaba creando. Experimenté más personajes, con ellos más historias y mi estilo comenzó a fortalecerse.

5) No trabajar mejor mis resúmenes.

¡Mi mejor amiga me sigue diciendo que mis resúmenes son terribles! Y he intentado mejorarlos, pero pueden imaginar cómo era antes. Muchas de mis historias no eran leídas porque mis resúmenes no decían nada interesante, o más bien los repelían. Afortunadamente nunca llegue al “Por favor, léeme, es mi primer fic”, pero eso no evitó llegar a un resumen como este:

Shaka Espica es un conocido decorador de Interiores que es citado y contratado por el abogado Saga Leda. Sin embargo, sus servicios de decoración y rehabilitación de espacios tomaran tintes más personales.

Un poco de color y vida.

¿Es una historia de amor? ¿De autodescubrimiento? ¿De crecimiento? ¿O de terror? Quizás Saga Leda tenga un cuarto a lo “50 sombras de Grey”. Jajaja, no.

Ah sí, no hablemos de los títulos, por favor. Siguen siendo uno de mis errores más complicados de corregir como ficker.

6) Meterme en conflictos de fandoms.

Esta creo que debió ser la primera advertencia que me debieron dar. Yo toda inocente, creyendo que nada pasaba de un debate y encontrándome que había gente que me odiaba por existir (y escribir mucho de una sola pareja). Debí haber aprendido pronto, pero no, admito que no. Y eso me llevó a momentos muy amargos que pude habérmelo ahorrado con un poco de sentido común y priorización.

Uno de los errores que cometí como ficker fue involucrarme en este tipo de peleas. No fue buena idea meterme a defender a una pareja, entrar a una guerra de escritos por ello, bloquearme, ganarme la aversión de algunos e intentar congraciarme demasiado tarde. Tampoco prestar atención a eso, pero ya es otro de los puntos. En resumen, si todas esas energías las hubiera invertido en escribir Lienzo de Guerra, ya estuviera acabado.

7) Publicar todo lo que se me ocurría escribir.

Otro error como ficker fue publicar todo lo que escribí.
Muchas de las historias que publiqué debieron quedar así.
Photo by Andrea Piacquadio on Pexels.com

Esto entra con lo de no revisar, pero en un tono más profundo. Eran historias malas, que no tenían sentido, sin propósito, que simplemente publiqué para seguir un evento, una guerra, una convocatoria. Aprendí por las malas que no todo lo que escribo es digno de salir a la luz. Por eso en Yuri on Ice no tengo tantos trabajos como en Saint Seiya.

Es cierto que no todo lo que escribimos es digno de conocerse, hay relatos que deberían quedarse en el tintero. Tengo varios archivos con fragmentos que nunca continué o con ideas que nunca desarrollé, hasta portadas hechas. Aprender que merecía publicarse y que no, me tomó bastante tiempo. Sin embargo, hay muchas cosas en la red que no debieron salir. Algunas afortunadamente fueron borradas con uno de los foros, pero otras siguen por allí mostrándose como uno de mis errores ficker.

8) Tocar temas que no manejaba y no molestarme en documentar.

No, no era buena idea escribir sobre bipolaridad sin tener una mínima investigación. Tampoco tocar una historia con un juicio sin haberme asegurado de conocer el proceso bien. No, las cosas no son así en un aeropuerto y no es tan sencillo eso que pretendía hacer con la tarjeta de crédito. Pensé que como escritores teníamos toda la libertad del mundo, luego me comprendí que no y si quería tenerle un mínimo respeto a la profesión, debía tratarla como tal.

Así que tuve que empezar a investigar, documentarme y corregir errores hechos a la marcha, pero lo que escribí antes así quedó. Me falta fuerzas y energías para ponerme a corregirlo y me sobra corazón como para borrarlos.

9) No hacer bosquejos de fics (y dejar muchos abandonados)

Esto es quizás uno de los errores como ficker que más me avergüenza admitir. Muchos de los fics que inicié y en mi cabeza eran una gran idea, se quedaron en los primeros capítulos. Tengo una docena de historias en ese sentido y ha sido algo que me seguirá cargando fuertemente, porque ni idea tengo de qué quería hacer o escribir. No bosquejar me llevó a dos situaciones:

  • Alargar demasiado una trama sin propósito real
  • No tener idea de cómo seguir y entrar al bloqueo de escritor.

Sin duda lo aprendí y todas las historias que tengo iniciadas en Yuri on Ice cuentan con un bosquejo y un final esperando por ser escrito. Pero allí tengo varias en Saint Seiya que aun hoy recibo comentarios esperando continuación.

10) Dejarme afectar por las críticas.

No le vas a gustar a todos. No, tu estilo no será para todos los lectores, algunos criticarán incluso los temas que decides tocar. Si me hubieran dicho eso, no me hubiera golpeado tanto las críticas que llegué a recibir en mi inicio, al punto de bloquearme definitivamente para seguir escribiendo de mi pareja favorita.

A pesar de que tenía muy en claro de que escribía para mí, dejé que esas palabras lograran atar mis manos. Chismes, comentarios malintencionados y críticas duras terminaron por bloquearme por año y medio. Por ello perdí la oportunidad de temrinar varios trabajos, por tanto se ha convertidoen otros de mis grandes errores como ficker.

Ya aprendí de eso, comprendí que una crítica jamás dejara de doler, que siempre encontraras personas que te harán daño por envidia, celos o simple incompatibilidad. Estoy más preparada para eso, aunque no significa que ya soy inmune. Pero me tomó mucho trabajo.

Dejarme llevar por la critica es uno de mis errores como ficker
Es terrible cuando entras al bloqueo, más cuando es propiciado por agentes externos. Photo by Andrea Piacquadio on Pexels.com

Esta sería mi recolección de hechos. Desde que empecé a publicar el 9 de Noviembre del 2009 ya ha pasado más de diez años y medio, pero no sería lo que soy hoy sin todas estas enseñanzas.

¿Qué les parece? ¿Se sienten identificados con algunos de estos puntos? Me gustaría saber en los comentarios si están de acuerdo conmigo o han vivido algo similar.

También me encantaría hacer un post con lo contrario: cosas que hice bien en el fanfiction y recomiendo. ¿Les gustaría?

Carolina Villadiego

Carolina Villadiego es una escritora entusiasta que tiene 10 años escribiendo historias de temáticas LGBT con drama realista que ha conmovido el corazón de sus lectores. Ha sido programadora, profesora, consultora, fanficker y rolplayer. En el año 2018 alcanzó un premio Wattys dentro de la plataforma de lectura online Wattpad por su libro: Hijo de Payasos.

También te podría gustar...

4 Respuestas

  1. salemayuzawa dice:

    ¡Hola!
    Esperando mi hora de comida (ya huele a chilaquiles ToT) me puse a leerlo, y coincido. Admito que algunas de ellas yo no lo aprendí por fics, lo aprendí por correos en mi trabajo. El revisar más de una vez antes de enviar un mail, asegurarme que todo está bien escrito, comas, gramática, CONJUGACIONES. Si bien, creo que en ortografía no estoy tan perdida, las reglas gramaticales me la han puesto demasiado difícil hasta ahora, siempre procuro estudiar y verificar antes de enviar algo, porque tengo la mala costumbre de volver a leer el mail y cuando encuentro algún error, casi me autocrucifico XD (no sé si exista esa palabra).

    Creo que es inevitable escribir acerca de algo que no conocemos, pero la documentación siempre ha sido un excelente instrumento para no escribir incoherencias e incentivar la creatividad. Es una excelente herramienta, sin embargo, considero debemos ser cautelosas para ello, obsesionarnos con que todo sea 100% fiable pueda crearnos ansiedad u otros problemas en el proceso de nuestra escritura.

    ¡Me ha encantado el capítulo! En mis ratitos libres me iré dando una vuelta por los demás. ¡Seguro también son muy interesante!

    Agrego algo: una cosa que quizás yo consideraría y que nunca consideré en un comienzo fue conseguir un beta. O igual y no un beta por completo, si no alguien que me ayudara a ver mis errores y me hiciera entender aspectos que me tomaron tiempo comprender con el paso de los años. Recuerdo que me constó mucho trabajo entender el cambio de texto. Solo eso <3 ya me despido…

    Ciao!!!

    • Jajajaja sí, cuando trabajamos en comunicaciones también debemos tomar en cuenta mucho lo de revisar antes de enviar, no una sino varias veces. Pero admito que en ese sentido yo era bastante indolente en el pasado. El hecho de que sea el fanfiction un hobbie, no significa que le demos menos cuidado como lo hice en el pasado. El lenguaje debe ser respetado, aunque estemos aun estudiándolo y aprendiendo de él.

      Sobre lo de escribir sobre lo que no conocemos, me parece que es una excelente manera de aprender. Lo importante es documentarnos bien para no caer en imprecisiones, pero me parece muy aburrido si solo tuviera que escribir de lo que conozco. Solo cosas de informática xD Por ejemplo, ¡yo aprendí muchísimo de Yuuri, my daddy y tu apoyo fue genial! Y sí, tienes razón que no todo tenga que ser 100% fiel, es necesario que le demos el espacio a la libertad creativa, siempre y cuando la historia nos lo permita.

      ¡Y lo de la beta es muy cierto! Yo siempre tuve betas, no para todo lo que escribí que era mucho, pero hubo muchas personas que me apoyaron y corrigieron algunos de mis trabajos y con los que pude aprender. ¡Encontrar una beta que nos apoye es genial!

      ¡Me alegra mucho que te haya gustado, Salem! Voy a ir sacando artículos de este tipo conforme mi tiempo me lo permita.

  2. ¡Me encantó la entrada! Muy interesante. Yo como persona poco prolífica, el tema de escribir demasiado nunca me pasó, jajaja (más bien en mi caso con mi poca producción era al revés, escribía demasiado poco para la demanda). Siempre admiré tu positividad y tu energía para organizarte y mover cosas, yo soy muy perezosa.Como te decía ayer, lo de los dramas de fandom sí lo viví, y eso que estaba bastante al margen.
    Lo de documentarse e investigar es SUPER importante y a mucha gente se le pasa. No hay que dejarlo de lado, es un peligro. Tal cual que está bueno eso de tenerle respeto a las cosas. Se nota la diferencia entre alguien que investiga y quien no lo hace y manda cualquiera.
    El problema de los resúmenes siempre lo tuve y creo que lo sigo teniendo, btw, lol.

    • ¡Me alegra que te haya gustado la entrada! Jajaja es que tu escribías ya bonito, y cosas cute. ¡Yo andaba escribiendo todo lo que me cruzaba la cabeza y lo sabes! Todavía recuerdo la pena que me dio cuando invadí el blog, jajaja pero bueno, si no hubiera escrito tantas cosas feas, seguro ahora no tendría algo bueno que presentar.
      Sobre los dramas, Imagínate, mi lado organizador de cuánta cosa salía se llevó mucho odio por eso. No sé si había alguna forma de pasar de ellos, en Yuri on Ice me volvió a salpicar.
      Jajaja necesitamos ayuda para crear resúmenes, ¿habrá algún tutorial? ¡Para apuntarmelo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Lo siento! No está permitido copiar este contenido.