5 valores que aprendí de mi madre y cómo me apoya en la escritura

¿Por qué hablar sobre de los valores que mi madre me ha enseñado y como me ha apoyado en la escritura? Ayer en la noche estuve pensando en qué post hacer por el día de las madres. Medité en la opción de un top de madres del anime, pero me encontré que apenas podrá llenar a tres que merecieran un buen lugar y esto hace viable un artículo sobre la ausencia de padres en los personajes del Anime/Manga. Luego consideré en la posibilidad de hablar sobre lo que me gusta escribir sobre madres en mis historias, mas no encontré un buen punto para ello. Al final, mientras pensaba, vino esta idea.

La relación con mi madre ha sido bastante pasional: tengo los momentos más preciosos y grises a su lado. Soy hija única y la mayor. Creo que el hecho de que mi madre me haya tenido joven también colaboró para que nos veamos como grandes amigas en la mayor parte de nuestra relación. Y creo que solo la edad y la experiencia nos hace notar que, a pesar de ser madre, no dejó de ser mujer, profesional, esposa, amante. Es difícil para nosotros como hijos diseccionar y quitar el misticismo de la maternidad para ver a la persona con todo lo que es: imperfecciones y atributos valiosos, fracasos y triunfos. Cuando llegué a entender esto, pude comprender perfectamente a mi madre y mucha de sus decisiones.

En Evangelio, que recientemente la volví a ver, la referencia de cómo la doctora Naoko dividió su personalidad en tres super máquinas fue deliciosa:
Naoko como madre, como mujer y como científica. Esto no lo había logrado entender cuando lo vi siendo adolescente.

Es más lo que he aprendido y lo que me ha inspirado que de eso de lo que quiero hablar, porque mucho de lo que soy como mujer ahora, es en gran parte por su labor y por su presencia. Somos mujeres diferentes y eso es mágico. Por eso cada vez que conversamos, abrimos nuestras vistas al horizonte y entendemos más de la vida mirándonos mutuamente.

¿Qué valores me ha enseñado mi madre y cómo ha afectado todo esto a mi escritura? Aquí hago un repaso.

Ser Auténtica

¡Qué dificil es preservar lo que somos!
Pero eso lo aprendí de ella.
Photo by Retha Ferguson on Pexels.com

Ser siempre yo misma. Creo que esto es una de las cosas más difíciles de aprender en una sociedad que nos impulsa a seguir estándares y cumplir roles. Mi madre siempre ha sido una mujer que destaca a pesar de todas las limitaciones y eso provoca muchas críticas, incluso de personas en las que ella confió. Me ha tocado vivir situaciones similares y, viéndolo en retrospectiva, siento que aprendí mucho de ella a sobrellevarlas con orgullo y la cabeza en alto. No seremos personas bien recibidas en todos lados, pero mantener nuestra autenticidad es quizás nuestro mayor baluarte. En la escritura ha sido así.

Alguna vez una de mis amigas en Facebook me dijo que mi forma de escribir podía traer que muchos no gustaran de mi estilo o de mi trabajo, incluso de la visión que le doy a los personajes. En el fandom he intentado mantener mi esencia intacta, que no significa no probar con nuevos géneros o parejas, pero sí mantener lo que siempre quiero expresar. Hablar del amor, la bondad, la amistad y la familia, darle sentido al romance y prevalecer por encima el crecimiento moral, ético y personal de cada uno de mis personajes. Darme el tiempo para desarrollar lo que quiero, probar mis propias enseñanzas en los escritos y no seguir “la moda”.

Si quisiera ser popular podría buscarme el nuevo fandom de la temporada, escribir fics siguiendo los estereotipos y los géneros más leídos y seguramente lograría algo, pero no es lo que me mantendría como quiero ser. No soy la yo escritora. Creo que de mi madre aprendí a respetar esa esencia por encima de todo.

Ser Independiente

Somos capaces de abrir nuestros caminos, eso me lo enseñó ella.
Somos capaces de abrir nuestros caminos, eso me lo enseñó ella.
Photo by luizclas on Pexels.com

Mi madre fue una mujer que no quiso depender al 100% del dinero de mi padre, a pesar de que éramos una familia afortunadamente completa. Ella siempre buscó tener una nueva entrada económica y, aun ahora, lo sigue haciendo. Esa capacidad de depender solo de sí misma es inspiradora y creo que me la ha transmitido muy bien. Tampoco soporto la idea de depender de otra persona, ni económicamente, ni en ningún otro aspecto.

En la escritura me gusta mantener círculos de personas cercanas con la que compartir mis trabajos y transmitir mis emociones, pero siempre busco ese lado de independencia que me lleve a culminar mis trabajos según lo previsto. A veces lo logro, a veces no, y sé que ha sido por mí misma y no porque he tenido que esperar a alguien más. Me autopromociono, busco corregirme, busco aprender, mejorar y pulir mi sentido de autocrítica. Trato de resolver problemas con mis medios y eso ha ayudado a que tenga una mejora en la escritura durante estos años.

Uno de los valores es que mi escritura no depende del fandom, de los comentarios, de los seguidores, de la plataforma o de la serie. Yo escribo porque me gusta y lo disfruto, aunque siempre agradezco a las personas que me apoyan porque es un nuevo impulso.

Ser Valiente

Muchas veces nos enfrentamos a grandes obstaculos, 
pero hay que seguir avanzando.
Muchas veces nos enfrentamos a grandes obstaculos,
pero hay que seguir avanzando.
Photo by Taryn Elliott on Pexels.com

Ser auténtico requiere de valentía, porque las críticas no van a dejar de estar. Creo que una de las grandes fortalezas de mi madre es esa y me alegra haberla tenido también de mi lado. Durante este camino de la escritura me he encontrado en sinfín de situaciones amargas y agrias. Amistades que creía sinceras que luego me dieron la espalda, personas que me han criticado duramente, algunos sin conocerme, y malos comentarios que han rondado en el fandom.

No digo que no me haya equivocado, porque sí lo he hecho. He cometido muchos errores, cosas que me gustaría que alguien me hubiera advertido antes de entrar al fandom. También he sido muy confianzuda y quizás algo (bastante) parca a la hora de terminar conflictos. Pero ha sido difícil no dejarme dominar por el miedo para dejar de escribir lo que me gusta o dejar de publicar. Ha sido titánico no dejarme vencer por los malos comentarios y la crítica injustificada. Y al pensarlo, pienso en mi madre y entiendo que eso debí aprenderlo de ella.

Ser Proactiva

A mi madre nada la ha detenido y aún en los momentos más difíciles, ha tenido la fuerza y la voluntad de conseguir una salida. El no ser pasiva sino activa en su vida, es algo que me ha enseñado muy bien. Es uno de los valores en la escritura que me parece casi vital.

Trabajar, maquetar, escribir, corregir, promocionar... he aprendido a hacerlo con ensayo y error.
Trabajar, maquetar, escribir, corregir, promocionar…
he aprendido a hacerlo con ensayo y error.
Photo by energepic.com on Pexels.com

Para ser proactivo necesitamos estar preparados para errar, para corregir, para rehacer. Cuando algo no nos sale, buscamos otra opción. ¿No me leían por una pareja? Busco otra que sirva de enganche sin perder mi estilo. ¿Tengo algo que decir sobre un género? Me animo a crearlo. ¿Necesito mejorar algo? Busco ayuda, apoyo, comentarios, me alimento de mis amigas betas, escucho y analizo mi trabajo… todo lo que he hecho desde que empecé a publicar fanfics ha sido crear mis espacios y avanzar en este largo camino de la escritura y eso representa uno de los valores aprendidos de mi madre.

El hecho de estar pronta a publicar a Hijo de Payaso después de lo ocurrido con Wattpad ha sido otro paso y, a pesar de lo que ha ocurrido con esta cuarentena, el buscar aprovechar un poco el tiempo para avanzar en otros proyectos es uno más. Quisiera hacer más cosa, quisiera hacerla mejor, quisiera rendir más y ser más productiva, pero aún no lo soy. Aún me falta mucho por avanzar. No obstante, detenerme nunca ha sido mi estilo ni el estilo que mi madre me enseñó.

Tener confianza

Siempre le agradeceré esto a mi madre. Quizás es lo que mejor me ha legado, lo más valioso que ha podido inculcarme. Desde pequeña he sido muy curiosa y activa mentalmente, dibujé, canté, bailé, pinté y escribí. Llené libros de diseños porque quería ser diseñadora, en mi adolescencia me la pasaba escribiendo porque también quería ser escritora y, con todo ello, nunca hubo de su boca una sola palabra de desanimo para mí. Supo alimentar mi confianza para intentar las cosas, fracasar decidir que quería continuar y que no. Supo ayudarme a forma mi autoconcepto para que, aun en los momentos más duros, no perdiera el rumbo.

Una autoestima sana ha sido su mayor logro en mí. Es uno de los valores más importantes para la escritura.
Una autoestima sana ha sido su mayor logro en mí.
Photo by Andrea Piacquadio on Pexels.com

Esto ha dejado una base inquebrantable en mi yo escritora y uno de los valores que define mi escritura. Me ha dado fortaleza para experimentar nuevos retos, intentar cosas nuevas y confiar en mi corazonada. Para culminar libros, aunque nadie los leyera, en publicar, aunque fuera la pareja menos leída del fandom y avanzar sin que eso hiciera mella en mi propia imagen.

En este punto recuerdo muy bien el día que mamá leyó uno de mis escritos de amor homosexual. Todavía no sé cómo lo hizo, pero me abordó en el desayuno y me preguntó qué escribía, que había leído algo de un decorador y un abogado. Le dije someramente quienes eran, un poco irritada porque no me sentía preparada para decirle que mis historias iban de dos hombres que terminarían enamorándose. Entonces me lo preguntó directamente: «¿ellos son parejas?» y al contestarle que sí, preparándome seguramente para una retahíla de reclamos, mamá solo bajó la mirada y siguió comiendo como si nada hubiera pasado.

Agradezco que confiara en mí a pesar de no entenderlo del todo y costarle visualizar a la hija que quería ver casada de blanco en brazos de un hombre con la hija que soy. Agradezco que no reclamara, sino que callara mansamente, sobre todo porque, aunque sabe que Hijo de payasos va de dos jóvenes que se enamoran, está allí, apoyando su publicación. Mi madre no es perfecta, quizás no es la mejor del mundo, pero ha sido la mejor que pude tener, la razón por la que soy lo que soy en este momento y ejemplo de vida para mí. Me considero afortunada por tenerla.

¿Y ustedes?

¿Tienen alguna persona a la que agradecerle por sumar en su vida? ¿Alguien que les haya enseñado valores para la escritura?

Me gustaría ver en comentarios, ¡puede ser tu madre o cualquier otra persona importante!

Carolina Villadiego

Carolina Villadiego es una escritora entusiasta que tiene 10 años escribiendo historias de temáticas LGBT con drama realista que ha conmovido el corazón de sus lectores. Ha sido programadora, profesora, consultora, fanficker y rolplayer. En el año 2018 alcanzó un premio Wattys dentro de la plataforma de lectura online Wattpad por su libro: Hijo de Payasos.

3 Respuestas

  1. Albebrije dice:

    Es valiosisimo todo lo que te ha enseñado tu madre, y es mas precioso aún que hayas podido aplicar todas esas enseñanzas a aspectos de tu vida, como la escritura, yo como tú, también amo escribir. Respondiendo tu pregunta, yo también agradezco a mama por muchas cosas y valores, pero en la cuestión de escritura, creo que le debo a mi padre sobre todo, el impulso que me ha dado. Envío un abrazo en la distancia tanto a tu madre como a ti 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *