4 cosas que he aprendido al escribir con un personaje ciego.

Asmita, la razón por la que empecé a escribir un personaje ciego
Asmita de Virgo – Saint Seiya The Lost Canvas

Para los que me conocen desde que empecé a publicar hace diez años, mi personaje predilecto fue Asmita de Virgo, perteneciente al universo de Saint Seiya The Lost Canvas. Fue en gran parte por él que me animé a incursionar en el fanfiction, para darle mayor profundidad a sus vivencias dentro de la serie como en universos paralelos, siempre bajo la premisa de: cómo se comportaría él. Y gracias a él, empecé a escribir de un personaje ciego.

No obstante, no es igual trabajar con Asmita en un universo alterno donde no existen caballeros favorecidos por dioses griegos. Verlo comportarse en una realidad como la nuestra, despojado de todo poder astral, me llevó a cuestionarme muchas cosas sobre mi visión de la ceguera. ¿Qué he aprendido ante este poderoso dilema? ¡Les cuento a continuación!

Primero: La vista no es el único sentido:

A pesar de que dependemos mucho de él, resulta fascinante como podemos adaptarnos al entorno y reconocerlo a través del oído, el olfato, el gusto y el tacto. Una persona ciega podrá no saber de qué color es un vehículo que se acerca, pero sí podrá notar otras cosas como el sonido y el olor. Escribir pensando en los otros sentidos y en cómo experimenta el mundo es fascinante. Es un excelente ejercicio para la escritura.

¿Te has detenido a pensar como vive un ciego el mar? Es buen momento de hacerlo si quieres escribir de un personaje ciego. Cierra los ojos y ¿qué queda? El sonido, el aroma a sal, las olas moviéndose, las espumas explotando en tus pies, la arena que golpea con la brisa a la cara…

Las personas ciegas pueden vivir el mundo incluso con mayor intensidad que nosotros, porque son capaces de utilizar con mayor concentración sus otros sentidos. Y pueden percibir el ambiente en más dimensiones a través de ellos.

Mira esta interesante recopilación de testimonios de personas ciegas y cómo han sabido que son homosexuales. ¿Ves como el amor y la atracción va más allá de los ojos?

Segundo: No son personas imposibilitadas:

A pesar de la ceguera, son capaces de realizar muchas cosas que podríamos pensar imposible. ¿Sabías que hay ciegos que pueden cocinar profesionalmente? También tocar instrumentos, tejer, pintar y más. Así que ha sido un revés a mis prejuicios iniciales y he aprendido a admirar aún más a todas las personas que han nacido o han quedado ciegas. No hay un real límite.

Te animo a no creer que hay algo que no puedan hacer hasta que hayas buscado al respecto en Internet. Tenemos muchos ejemplos de personas ciegas que son capaces de grandes cosas. Un ejemplo claro son los deportes paralímpico. ¿Sabías que hay futbol donde juegan personas ciegas? Con esto piensa en todas las posibilidades que ya existen.

Mira este caso de una farmaceutica ciega que inició su carrera de medicina o este canal donde Anna Garzya tiene su propio canal de Youtube donde comparte su vivencias como mujer ciega. Esto es solo algunos de los muchos ejemplos.

Tercero: La accesibilidad es una gran herramienta:

Y no hablamos solo de tener lugares con textos braille para que ellos puedan conocer el nombre. Hablamos de toda la accesibilidad tecnológica. Si vas a escribir de una persona ciega en estos tiempos, tienes que aprender sobre las ventajas de accesibilidad que hay desde el uso de celulares, narradores de voz, dispositivos y demás. Una persona ciega puede tener su red social como Facebook y comunicarse allí como cualquier otra, gracias a este tipo de herramientas. Pueden estudiar, trabajar e incluso moverse por sí mismas por las rutas de transporte público. La calidad de vida para ellos han aumentado gracias a la tecnología.

Mira este novedoso aparato creado por la firma ORCAM. Qué interesante sería escribir con un personaje que use este tipo de tecnología, ¿no?

Cuarto: La realidad de las personas ciegas cambia según su historial de vida:

No es lo mismo hablar de una persona ciega viviendo en Bogotá que viviendo en la Guajira. No es lo mismo hablar de un niño nacido ciego en la India que haber nacido en Japón. Un niño ciego que ha sido abandonado a la calle no viviría a la ceguera de la misma forma que un niño dentro de un hogar. Mientras que en Londres se han adelantado planes para la movilización de personas con ceguera en las vías del metro, en la India la ceguera es común y la mayoría solo pueden aspirar a mendingar. Mientras uno puede estudiar usando braille, otros aprenderán a trabajar sobreponiéndose a la limitación visual. Con base a eso tenemos que ser empáticos y sentir aquellas poderosas diferencias.

Mira en comparación estos dos casos, dos noticias del mismo año en dos países distintos. Es interesante a la hora de escribir de un personaje ciego el adecuarnos con el contexto y la situación en ese país. ¿Hay políticas públicas para ellos? ¿No? Eso es importante saberlo:

Conclusiones

Mi Asmita ha sido muchas cosas: un hombre estudiado que decide quedarse en casa, un panadero con su propio negocio familiar, un mendigo, un masajista, un pintor, un intérprete, entre otros. He podido probar diversidad a través de él. Por eso encontrarán que en varias de mis historias hay un protagonista ciego, esto es porque la idea nació precisamente para este personaje.

Por ejemplo, Hijo de Payasos era un fic donde Asmita era el protagonista. Y una de las cosas maravillosas que Ambuj (su nombre original) le dice a Alexander en Hijo de Payasos es lo siguiente:

Soy feliz porque ya entendí que no era cierto lo que me dijeron en el circo. Que no soy un inútil… Durante toda mi vida viví creyendo que todo lo que podía ser era el hijo de payasos, ciego, cuya única función era caerse para que el mundo se riera. Viví creyendo que, ya que no podía ser eso, tenía que conformarme con sentarme y pedir. Tú… tú me has hecho ver que toda mi vida estuve equivocado, que mi ceguera nunca ha sido un impedimento, sino las puertas a un sinfín de nuevas posibilidades. Estoy feliz porque me siento contento de ser Ambuj.

Hijo de Payasos – Carolina Villadiego

¿Y tú? ¿Has tenido la oportunidad de escribir un personaje ciego o con baja visión?

Carolina Villadiego

Carolina Villadiego es una escritora entusiasta que tiene 10 años escribiendo historias de temáticas LGBT con drama realista que ha conmovido el corazón de sus lectores. Ha sido programadora, profesora, consultora, fanficker y rolplayer. En el año 2018 alcanzó un premio Wattys dentro de la plataforma de lectura online Wattpad por su libro: Hijo de Payasos.

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. natsolano dice:

    Creo que hablar de la ceguera como una imposibilidad en medio de este mundo es absurdo. Claro, como tú misma escribiste, depende del entorno. Pero, en verdad, es increíble lo que un personaje con ceguera puede transmitir sin necesidad de usar la vista. Me imaginaré un contexto en el cual no pueda observar para poder ser creativa usando otros recursos ❤

    • Sí, también siento eso. Es muy fácil solo limitar a una persona ciega a trabajos «sencillos» o darle capacidad si tienen algún super poder (Saint Seiya, o Star Wars, por dar un ejemplo). Yo creo que las personas ciegas son capaces de muchas maravillas y que pueden mostrarnos un mundo desde una perspectiva distinta. De hecho, es genial el ejercicio de cerrar los ojos y percibir el espacio. Yo muchas veces lo hice en mi cuarto, moverme entre ellos a través de la memoria, tratar de entender como se siente depender del oído, del tacto, del olfato. Creo que nos hace más consciente de nuestro alrededor.
      ¡Gracias por leer Natty!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *