Top 5 maravillosas obras de mujeres que marcaron mi vida

He crecido con muchas historias en el anime y manga cuando este tipo de material invadió las grillas vespertinas de los canales nacionales. Todas estas historias inyectaron una gran cantidad de ideas en mi cabeza, al punto que me inspiraron a escribir. Hoy, mientras conmemorábamos el día internacional de la Mujer, pensé en cuántas de estas obras fueron escrita por mujeres. Y me he encontrado con la maravillosa sorpresa de que son la mayoría.

A pesar de que Japón es un país donde hay muchas mujeres mangakas y guionistas, lo natural es que ellas sobresalgan en el género dedicado al público femenino: el shoujo. Esto llegó a un punto tal que para que ellas pudieran publicar en revistas del género dedicado al público masculino, tenían que usar seudónimos. Según la creencia, la mujer solo podría escribir historias para mujeres, que generalmente eran basadas en el romance y la amistad. Sin embargo, estas obras que mencionaré en su mayoría no son parte de este género y, la única que pertenece a él, es tan subversiva que incluso hoy en día es considerada un clásico.

Les invito a conocer el porqué es mi TOP 5 de obras maravillosas y quiénes son sus autoras, que demostraron que no hay espacio velado para nosotras, que somos capaces de crear obras increíbles, profundas y llenas de matices, hasta traspasar los límites de los pensamientos machistas. Llevemos esta inspiración a seguir creando historia.

5 – Saint Seiya The Lost Canvas de Shiori Teshirogi.

Los dos personajes protagonistas de la obra.

Shiori Teshirogi fue la autora del Spin-off de Saint Seiya, publicado en 2006. Siendo Saint Seiya uno de los animes y mangas más representativo de Japón y del shounen (género de acción dedicado al público masculino), el que una mujer tomara la tutela para una continuación fue tomado por mucho de sus fans como una verdadera blasfemia. Fue sentir invadido su espacio netamente masculino por una mujer.

Ella era una mangaka casi desconocida que tenía algunos trabajos en el shoujo, pero manejaba un estilo muy limpio a la hora de dibujar. Con algunas limitantes por parte de la franquicia, empezó a trabajar publicando su obra The Lost Canvas al mismo tiempo que Kurumada (autor de Saint Seiya) publicaba otro spin-off de su propia obra, Next Dimension. Sin embargo, por situaciones que nunca se llegaron a explicar públicamente, Shiori Teshirogi siguió llevando su obra de forma independiente y el manga de Kurumada comenzó a retrasarse. De esa manera, la fama The Lost Canvas trajo a nuevos fans a la franquicia, despertó el amor de antaño de los fans anteriores y aumentó el odio de algunos veteranos.

La representación de la diosa Atenea
en manos de Teshirogi fue muy acertada.

Shiori Teshirogi se atrevió a moldear el universo de Saint Seiya (con personajes mayormente masculinos siendo poderosos guerreros de dioses mitológicos) para transmitir su propia esencia. Les dio profundidad a los caballeros dorados (algo de lo que la historia original carecía) con un excelente desarrollo en batalla sin quitarle el protagonismo a su personaje principal. Agregó varios personajes femeninos, algunos muy fuertes y llenos de matices y, a pesar de todo los mensajes negativos que llegó a recibir de una fanaticada netamente masculina y muy machista, Shiori continuó hasta el final. Con la adaptación del anime cancelada, ella terminó su obra acumulando 25 tomos del manga y 16 tomos especiales. Su tenacidad para mí es admirable.

Recuerdo que la defendí en varios foros donde fue atacada, ridiculizada y odiada por fans masculinos de Saint Seiya que no querían aceptar ninguno de sus aciertos y la minimizaban por el hecho de ser mujer. Estoy segura de que el odio que llegó a recibir por parte de ese pequeño grupo en Latinoamérica, no se comparó al que debió recibir en su propio país, en un Japón extremadamente machista. Pero nada la detuvo de su sueño y aún hoy muchos recordamos con cariño y nos permitimos seguir hablando de lo que consideramos el mejor aprovechamiento de un universo tan rico como el de Saint Seiya. Por eso, es mi número 5 de esta lista.

Shiori Teshirogi (手代木史織) es una mangaka nacida en Ishinomaki, Miyagi, Japón el 13 de abril de 1978. Hizo su debut en Enix en 1997. Sus primeros mangas son del género Shoujo y Josei, pero su carrera repunto en la editorial Akita Shoten, en donde se publica en 2006 The Lost Canvas.

4 – Kuroshitsuji de Yana Toboso

Sebastian, a simple vista un mayordomo eficiente, es en realidad un demonio.

Kuroshitsuji es una historia que a simple vista parece una fantasía victoriana infantil. Un joven amo, con trajes sumamente pomposos, tiene una mansión a su servicio y a un demonio dispuesto a seguir sus órdenes tras un contrato. Sin embargo, esta imagen a simple vista se difumina pronto y nos encontramos con una historia oscura, siniestra, llena de tantas verdades incómodas que es difícil leerla sin apartar la mirada. Yana, abriéndose espacio en una revista shounen, publica en el 2006 a uno de los mangas que luego ganaría la fama incluso fuera de su país, con adaptación al anime, videojuego, musical y película.

Una de las cosas que logra Yana es agregarle una visualización atractiva y femenina a su arte, vistiendo a Ciel Phantohive con vestidos opulentos y agregando un motón de elementos shoujo al diseño, tales como decorados de rosas, brillos y efectos no típicos del shounen clásico. Pero su obra trasciende; todos estos detalles que parecen preciosos a la vista, ocultan una historia oscura y llena de tantos matices que ha provocado centenares de debates en todo internet. Es profunda, es oscura y tiene un halo tan macabro que llega a impresionar en muchas partes.

Miren esta maravillosa página, con todos estos detalles shoujo en una revista shounen.

Esta historia fácilmente podría catalogarse como un seinen, un género más adulto de acción, suspenso e incluso terror dirigido a un público más adulto. Sigue en publicación y cada vez que avanza el aire oscuro se vuelve más denso e impredecible. Con una trama tan compleja, llena de miles de migajas, no sorprende la enorme acogida que ha tenido. La obra de Yana Toboso logra recrear escenas terriblemente crueles de una forma sublime. Nadie podrá decirme que hay una escena más macabra, hermosa y significativa que aquella de las polillas persiguiendo a un par de niños. Todavía la recuerdo y se me eriza la piel.

Esa escena y cómo me conmocionó, catapultan su obra en mi puesto 4.

Yana Toboso (枢 やな Toboso Yana?, Warabi, Prefectura de Saitama, Japón, 24 de enero de 1984) es una mangaka japonesa, conocida principalmente por sus obras Rust Blaster y Kuroshitsuji.

3 – The Rose of Versailles de Riyoko Ikeda

Maria Antonieta y Oscar se considera una icónita posible pareja lésbica. Pero el amor y la entrega que se tuvieron la una a la otra traspasa el amor romántico.

Año 1972 aparece la primera publicación de The Rose of Versailles en una revista de Shoujo. En ese año yo todavía ni estaba pensada para nacer. Sin embargo, Riyoko decidió publicar esta obra ambientada en la Francia del siglo XVIII, histórica, con incontables detalles que demuestran su documentación, pero haciendo algo que subvertiría el género: Oscar, su personaje principal, es una mujer criada como hombre que se convertirá en el guardia imperial de la reina Maria Antonieta.

Recuerdo que vi el anime en el año 2008 y no pude detenerlo hasta acabarlo. Volví a verlo hace unos meses y el impacto siguió igual: una obra majestuosa, sublime, con personajes femeninos muy fuertes y un desarrollo formidable, que hacen discutible el hecho de que se haya publicado 50 años atrás. Oscar es un personaje poderoso, incluso puedo decir que mi personaje femenino favorito de todo lo que conozco en anime y manga. Y es considerada por mucho (incluso la comunidad LGBTI) como uno de sus principales exponentes.

En una época donde las historias para mujeres solo podían hablar de relaciones y de romance, Riyoko fue más allá. Nos trajo a una protagonista fuerte en traje masculino, cuyas preocupaciones van hacia el honor, la amistad, la fidelidad y su propia identidad. ¿Es Oscar un hombre?, ¿es una mujer? A lo largo de la historia y conforme avanzan los hechos históricos que llevan el estallido de la revolución francesa, Oscar camina en ese conflictivo sendero hasta responder a esa importante pregunta.

Oscar se convirtió en el ideal para muchos.

En toda la historia de The Rose of Versailles vemos personajes femeninos poderosos que mueven la trama y personajes masculinos que solo pueden observar y reaccionar a lo que el elenco de mujeres poderosas, inteligentes y llenas de fuerza los empuja. Es un retrato muy cercano a lo que ocurría dentro de la corte francesa en esos años. Aunque hay algunas libertades tomadas por Riyoko, la obra llegó a tener tanta fuerza que se convirtió en una película y luego en su versión anime. ¿Pueden creer que pese a los años que han pasado de su transmisión, siga habiendo grupos de debates que analizan a sus personajes?

Una obra que nació para convertirse en un verdadero clásico. Y por eso, mi número 3.

Riyoko Ikeda (池田理代子, Ikeda Riyoko), nacida el 18 de diciembre de 1947 en Osaka, es una mangaka japonesa. Es miembro del grupo del 24, una serie de dibujantes de shōjo manga que renovó esta demografía al incorporar nuevos temas y nuevos estilos gráficos a sus historias.

2 – Yuri on Ice de Sayo Yamamoto y Mitsurō Kubo

Yuuri y Victor nos alcanzó con su Love&Life

Yuri on Ice es una historia que no pasó desapercibida. En su transmisión en el 2016, sin contar con ninguna historia de origen manga (como suele ocurrir con la mayoría de las producciones), se catapultó como uno de los animes más populares de los últimos tiempos. Sayo y Kubo lograron hacer lo imposible: tras haber presentado su proyecto en diversas animadoras obteniendo un ‘No’ por respuesta, lograron conseguir el apoyo de Mappa y arriesgarse. El resultado es un fenómeno en el mundo del spokon, género dedicado al público masculino ambientados en el deporte, que sobrepasó todas las expectativas.

¿Pero por qué Yuri on Ice es tan particular? Precisamente por lo subversiva que es su historia. En un género que tiene el tópico de presentar a personajes adolescentes iniciando al deporte en el colegió, Yuri on Ice nos presenta la vida de deportista de alto nivel en una competencia internacional, de múltiples nacionalidades, con múltiples rangos de edad, cada uno enfrentando por si solos dilemas tan ciertos que atrajo la vista de los reales deportistas internacionales. Y, no conforme con eso, se atrevieron a mostrar una pareja LGBT masculina con naturalidad y sin ningún tipo de reparo: el amor de Víctor y Yuuri ha sido el elemento que hizo estallar su fama, provocando miles de debates alrededor del mundo.

Hicieron homenajes a diversos patinadores actuales
y retirados del deporte, entre ellos, al talentoso Jhonny Weir

Yuri on Ice es un anime que llegó para quedarse y lo que lograron Kubo y Sayo es difícil de ver en otro de este género. Su música ha sido utilizada por patinadores profesionales dentro de sus rutinas, el opening de la serie fue usado para la inauguración del Grand Prix Final en el 2017, la figura de sus personajes está en diversos rink de entrenamientos y tuvieron que cancelar la venta online de sus DVD al extranjero debido a la alta demanda. Ha conseguido museo, cafeterías temáticas, decenas de eventos para doujinshi y premios varios en distintos concursos. Elogiadas por muchos, la obra ha ganado el corazón de todos por el excelente trabajo que se tomaron Kubo y Sayo de documentarse para mostrar la realidad de un deporte tan increíble como el patinaje artístico, contando incluso con el trabajo de Kenji Miyamoto, coreógrafo y ex patinador, para los temas de la serie.

Aún hoy, a pesar de que la película fue postergada, hay decenas de trabajos que se publican diariamente por parte de los fans a través de todas las redes sociales y temas que son usados por patinadores en exhibiciones o como una de sus presentaciones competitivas. Incluso el deporte del patinaje sobre hielo ganó visibilidad tras su transmisión.

La influencia de Yuri on Ice está lejos de morir. Gracias a esta obra yo retomé formalmente el fanfiction, la complejidad de sus personajes y de sus inseguridades me hicieron sentir identificada. Por ello, es el número 2 de esta lista.

Sayo Yamamoto (山本 沙代 Yamamoto Sayo?, Tokio, Japón, 13 de abril de 1977) es una directora japonesa. Tras graduarse de la Escuela de Arte y Diseño de Tokio, comenzó a trabajar con el estudio Madhouse, donde tuvo su debut como directora a la edad de 25 años. En 2012 recibió el premio New Face del Festival de arte de Japón.

Mitsurō Kubo (久保 ミツロウ Kubo Mitsurō?, Sasebo, prefectura de Nagasaki, Japón; 19 de septiembre de 1975) es una mangaka, escritora y locutora japonesa. Conduce el programa de radio «All Night Nippon» junto a Mineko Nomachi, emitido por la cadena Nippon Broadcasting System

1 – Full Metal Alchemist de Hiromu Arakawa

Dos hermanos, una historia llena de guerra, mentiras, errores y culpas.

No podía terminar a la lista sin esta obra… Para los que me conocen, saben que mi anime y manga predilecto de todos los tiempos es FullMetal Alchemist. Y por ello está en el puesto número 1.

¿Por qué? Pues para resumirlo: tenemos una obra redonda y muy bien llevada, con un trasfondo profundo y bien pensado, sin relleno, con personajes poderosos y potentes, con personajes femeninos fuertes y llenos de matices, que nos lleva fácilmente de la comedia al drama existencial donde te preguntas ¿qué es la verdad?, ¿qué es el sacrificio?, ¿qué es el intercambio equivalente?

A pesar de lo que amo esta historia, nunca me sentí en la capacidad de escribir sobre ella. La obra de Hiromu Arakawa es tan perfecta que siento que cualquier cosa que intente interpretar, reescribir o agregar sería un acto de completa blasfemia. Como traer a la vida un homúnculo que jamás logrará tener el alma de su verdadera serie. Esta sensación es tan fuerte que me empuja a ver su historia con respeto, admiración y profundo cuidado.

FullMetal Alchemist logra movernos a todos los sentimientos posibles de una forma tan poderosa que se ha convertido en el mejor shounen de todos los tiempos. En el portal de AnimeNewsNetwork, está en el primer lugar del top 10 de anime mejor rankeado, superando otras obras como Death Note, Evangelion y Shingeki no Koujin. Ha tenido dos animaciones, película animada y de personajes reales, obra de teatro, conciertos, doujinshis, novela ligera y más. Todo esto logrado en un género dominado por el público y autores masculino.

Mujeres que no necesitan ser salvadas en un shounen…
¡wow!

Podría detenerme a hablar de todo lo que esta obra subvierte a su favor. De sus personajes femeninos tan potentes (como Winry como mecánica, Riza como francotirador, Olivier como Mayor General, por mencionar algunos), las increíbles referencias a la alquimia y sus investigaciones en el occidente y oriente del mundo, las referencias a la historia y los guiños a lo ocurrido en la segunda guerra mundial, las escenas memorables, los momentos imposibles de olvidar, la fuerte relación de todos los personajes y el increíble crecimiento de los dos hermanos protagonista: Edward y Alphonse, pero me tomaría toda una vida.

Mi mayor sueño es crear una historia igual de increíble, tan llena de momentos dramáticos y personajes valiosos que permanezca en los corazones de todos. Porque esta obra tiene la fama que merece, intercambio equivalente puro.

Hiromu Arakawa (荒川弘美 Arakawa Hiromu?) nacida el 8 de mayo de 1973 en la subprefectura de Tokachi, Hokkaidō, Japón. Es una Mangaka japonesa, es conocida por su Manga Fullmetal Alchemist, el cual fue un éxito doméstico e internacional. Su nombre de nacimiento es Hiromi (弘美), pero usa como seudónimo la versión masculina de su nombre, Hiromu.


Este ha sido mi top 5 de obras escritas por mujeres y me gustaría saber el tuyo. ¿Algunas de estas fue por casualidad una de las tuyas? ¿Puedes agregar alguna más? Es indiscutible que tenemos la capacidad de lograr lo que queramos.

5 divertidas maneras de avanzar mi proyecto cuando no quiero escribir

Hay días que, por más que tenga la oportunidad de escribir, la página en blanco me condena. No logro avanzar y cualquier cosa que escribo es terrible y no me gusta. Llego a ser frustrante; me ha pasado muchas veces y es bastante extenuante.

Pero todos estos años he aprendido a entender es que esto es absolutamente normal. Quizás estoy tan agobiada mentalmente que necesito descansar y es bueno que lo haga, de esa forma mi mente estará despejada para crear un mejor resultado. Y eso no significa que todo esté perdido. Si realmente quiero aprovechar el tiempo para continuar con mi obra y no tengo fuerzas ni ganas de escribir, me ocupo en estas cinco cosas. De verdad me funciona, incluso, hasta me dan nuevas ideas.

1 – Recorro los lugares donde se ambientan mi historia

¿Qué escena puedes imaginar aquí?
Fotografía de Pexels.com

Visitarlos puede ser muy interesante y estimular mi imaginación. En mi caso, como mis historias son mayormente ambientadas en la actualidad y sitios reales, uso Google Maps para recorrerlo y sus alrededores. Reviso qué hay en sus alrededores, me imagino que estoy caminando por allí o qué sentirá el personaje en un día común. Pueden venir ideas muy interesantes e incluso encontrar la solución a algún punto no resuelto de mi obra. Lo cierto es que suele ser un método muy desestresante, porque hasta puedo olvidarme de que estoy documentándome y se hace más divertido.

Si es una historia de Ciencia Ficción, entonces lo recorro con la imaginación. ¿Cómo es el lugar? ¿Qué ven mis personajes? Simplemente me dejo ir: es incluso placentero y tengo más ideas.

2 – Reviso los stocks de imágenes como Flickr, Pinterest, Tumblr, entre otros.

Instagram también es una buena forma para encontrar ideas.
Fotografía de Pexels.com

Aprovecho la ocasión para estimular mi imaginación. ¿Ver trajes victorianos? ¿Fotos de leones? ¿Imágenes de lugares imposibles y fantásticos? ¿Arts de acuarela? Todo esto puede ser una fuente de creatividad impresionante e inspirarme para nuevas cosas o simplemente para tener mayor visibilidad de alguna futura escena. ¿Qué pueden comer mis personajes en la próxima cena? ¿O de qué otra forma se ve el postre favorito de tu  protagonista favorito? Me divierto mucho y me relajo.

Busco con palabras en español y en inglés para extender mis resultados. Puedo recorrer y recorrer sin descanso imágenes relacionadas y sugerencias para seguir internándome a esos nuevos mundos. Y para cuando me doy cuenta, ya tengo nuevo material para imaginar y escribir, aún si después de esto me iré a dormir.

3 – Actualizo mi lista de música.

¡Esta soy yo cuando encuentro la música perfecta
para una escena!
Fotografía de Pexels.com

Suelo hacer listas de canciones en Spotify para las obras que estoy escribiendo y me gusta escucharla cuando voy caminando a mi trabajo o mi casa. No se imaginan la cantidad de escenas que he podido de visualizar en ese trayecto. Ahora, cuando estoy muy cansada, lo que hago es simplemente dejar que Spotify me recomiende nuevas canciones a partir de mi lista. Y si me gusta alguna empiezo a agregarlas a mis listas de reproducción.

La música es especial para ambientar muchas escenas en mi cabeza, en especial las instrumentales. Así que aprovecho la ocasión, me relajo y voy agregando nuevos temas a mi lista. Pianos, violines, conciertos de cuerdas, cover de música, ost de películas… me dejo llevar.

4 – Diseño a mis personajes con programas de avatar e icons

picrew.me es un verdadero vicio.
Muchos estilos para crear personajes.

Les admito que tengo una obsesión con la página Picrew. ¡Es que hay tantos modelos que puedes aplicar! Y si no sabes dibujar, es la mejor manera para tener una visualización de tus personajes, incluso de aquellos que son intermitentes.

Me permito jugar con las versiones e ir recreando a los personajes en mi cabeza. Incluso, cuando voy a incluir a uno que no tengo muy visualizado, esta herramienta me permite jugar con las opciones. Creo que es una manera genial de aprovechar el tiempo y seguir avanzando en mi trabajo. Así, cuando ya tengo energía para escribir, es más fácil.

5 – Reviso la documentación de mi obra

Aunque sé que ya tengo mucho de la documentación realizada, nunca está de más hacer un repaso. He llegado a conseguir incluso notas y noticias que antes no aparecieron y me permite tener una mayor apertura para tratar un tema en específico. Por ejemplo, a pesar de que ya tenía todos los lugares para las competencias de Matryoshka, hubo una vez que me puse a hacer una documentación más exhaustiva, incluyendo links e imágenes. Completé cosas que no tenía y me sentí más segura para continuar.

Si no tengo ganas ni de sentarme en la pc,
empiezo a hacer búsquedas desde mi celular
Fotografía de Pexels.com

Para documentar me guio de muchas cosas: videos de youtube de personas que viven la experiencia (si es enfermedades, trastornos o situaciones particulares), pdf de asociaciones relacionadas, reglamentos y leyes, noticias al respecto en distintos canales de noticias en español e inglés, entre otros. Todo ello forma un documento aparte de mi proyecto que abro cada vez que lo necesito. Así que, si tengo un poco de fuerzas para leer, más no para escribir, decido esta opción.


La verdad es que me han funcionado mucho estas tareas, siento que no perdí el tiempo al no escribir y cuando finalmente me siento, todo fluye rápido y sin interrupciones. Aunque muchos recomiendan que lo mejor es escribir todos los días, considero que si estás lo suficiente cansado después de un día extenuante o te sientes anímicamente indispuesto, lo mejor es darle a tu cuerpo el descanso que pide. Y esto no ha afectado mi ritmo drásticamente, he logrado escribir muchos trabajos en estos años dentro del fanfictión y son muchas obras terminadas con las que cuento. Así que puedo decir con toda seguridad que son métodos que me sirven muy bien.

¿Qué haces tú cuando no quieres escribir, pero deseas avanzar en tu proyecto? ¿Se te ocurre alguna otra cosa que recomendarme?

9 semejanzas entre la escritura y la programación

Muchos ya conocen mi fascinación por la programación. De hecho, fue la razón número uno para escoger mi carrera como Ingeniera en Computación. Pasé gran parte de mi vida programando, aproximadamente diez años donde conocí varios lenguajes y realicé proyectos en cada uno de ellos. Sin embargo, la escritura estuvo antes. El motivo por el cual quedé fascinada con la programación fue porque, al igual que con la escritura, era capaz de crear nuevos mundos con ella.

Y esto me llega al siguiente post, un poco más personal, donde quiero hablar de dos de mis grandes pasiones: escribir y programar. ¿Imaginarían que tienen tantas semejanzas? Los invito a leer y, quizás, ¡algún lector sea programador y entienda mi sentir!

1 – En ambos hay documentación.

No es imposible iniciar la construcción de un programa sin documentación, pero se corre el riesgo de cometer errores y no comprender al 100% el problema. Eso provocaría que el resultado no sea idóneo para la realidad. Del mismo modo, ocurre con la escritura.

Antes de comenzar un proyecto, debemos documentarnos. Debemos entender el proceso que vamos a recrear, hablar con los involucrados y levantar la información. Por ejemplo, recuerdo que cuando empecé mi proyecto de un sistema para gestión de bibliotecas, tuve que ir varias veces hasta la biblioteca de la universidad para hablar con la encargada y entender el proceso: ¿Cómo llegan los libros? ¿Existe alguna ficha que deban llenar? ¿Cuáles son los datos de estas fichas? ¿Cómo gestionan los préstamos? ¿Qué datos le piden a un estudiante para prestar el libro? Todas estas preguntas me llevarían a entender el proceso y recrear la solución en mi cabeza, punto necesario para iniciar mi tarea frente al pc.

Es hora de ir haciéndote las preguntas correctas para investigar.
Fotografía de Pexels.com

¡Pero Caro, yo solo quiero escribir una historia de amor entre dos adolescentes que pasan juntos su último año de curso!

Está perfecto, pero quizás para esa historia de amor necesitas saber algunas cosas: como horarios de clases, materias que ver. ¿Dónde está ambientado? ¿En USA? ¿Cómo serán los horarios de USA? ¿Algunos de los personajes tienen algo especial? ¿Se harán tatuajes? ¿Sabes cómo se hacen los tatuajes? Tenemos que aprender a hacernos las preguntas concretas para levantar la mayor cantidad de información posible y tener claro el panorama. ¡Imagina! Has decidido escribir este amor romántico entre dos jóvenes y pones que aparece un león de la nada en el patio de uno, ¡en un lugar donde no hay leones! Probablemente eso no tenga sentido.

Así que lo mejor que podemos hacer es documentar, o en tal caso, ir al siguiente punto para que aquello que parece imposible sea posible 😉

2 – En los dos es necesario planificar.

Sí, es hora de armar tu mapa y recoger todo para tu historia de amor.
Fotografía de Pexels.com

La planificación es la herramienta perfecta para que podamos consolidar nuestro proyecto, en programación o en la escritura. Después de documentarnos tendremos toda la capacidad de definir por dónde iniciar, cuál será la hoja de ruta a seguir y dónde acabar. De este modo, el proyecto se vuelve algo tangible a ser acabado.

No hay nada más complicado que navegar a mar abierto con brújula averiada y ningún mapa en mano. Eso sería programar o escribir sin planificar. Si no tenemos claro qué hacer, tendremos el riesgo de perder el rumbo y realizar fusiones que no vamos a usar, o escribir escenas de relleno que no nos lleva a ningún lado. Y ojo, no significa que de vez en cuando no sea necesario hacer algo no planeado. De hecho, ¡es algo que seguro va a ocurrir! Pero con un mapa podrás contrastar lo que tienes que hacer con lo planificado y definir si realmente es necesario o no, para replanificar.

Imagina, quieres sí o sí escribir esa escena donde la pareja de enamorados jóvenes en USA se encuentran con un león en el patio. Como dijimos en el punto anterior, ¡no tiene sentido eso! Al menos que expliques o muestres desde el inicio que hay un nuevo lugar de reserva para leones instaurado cerca de la ciudad y menciones en algún punto antes que alguna vez se había escapado uno hace años. ¡Imagina! Ahora todo tendría sentido y eso ha sido posible porque, al planificar, tienes libertad de colocar las piezas correctas para hacer tu universo verosímil. Es como haber creado una variable que voy a usar en una de las funciones principales del programa a mitad del desarrollo.

3 – Todo se arma como un puzle.

En programación: cada variable debe tener una razón, cada función se debió crear para ser usada en algún momento. Nada puede quedar al azar. Hacer esto, aunque bien el programa trabaje bien, demostrará la falta de experticia y significará un uso de recursos sin sentido. En la escritura es igual.

“Uno nunca debe poner un rifle cargado en el escenario si no se va a usar. Está mal hacer promesas que no piensas cumplir”. Chéjov

Si mencionaste que hay una reserva de leones en tu historia, lo más probable es que signifique algo. ¿Será que nuestro protagonista irá allí? ¿La rara enfermedad pudo haber nacido de ese conservatorio? ¿La persona que busca está relacionado con ese lugar? ¿Una forma de mostrar que el personaje es animalista? ¡Debe significar algo! Así que siempre debemos cuidar que todos los detalles tengan sentido en un todo y borrar aquello que sobre dentro de nuestro proyecto. Es seguro que seguiremos depurando, incluso al haber acabado de escribir todo, pero de eso hablaremos después.

4 – Pasar horas escribiendo sin parar.

Escribir y programar tienen esto en común. Solo necesitas estar en tu espacio de trabajo, concentrarte y dejar que tus manos hagan los suyos. Podía fácilmente estar programando una web toda la noche, corrigiendo, reestructurando, revisando, reescribiendo y no darme cuenta hasta que el sol aparecía por mi ventana. Al escribir, me ha pasado exactamente igual. A veces te sumerges tanto que no puedes detenerte. Sigues, sigues, sigues hasta que se agotan las ideas. La experiencia es sublime.

Y aquí hago un paréntesis, porque: ¿adivina que también puede pasar? Pasar horas viendo una pantalla en blanco. Los bloqueos ocurren en ambas áreas y también se soluciona de la misma manera. Nada mejor que buscar chocolate, caminar un poco, ponerte a ver una serie o escuchar música para que entonces, esa idea ganadora llegue a tu cabeza y salgas corriendo a buscar a tu PC para seguir con tu proyecto.

5 – Corregir y corregir hasta acabar.

Quizás te diste cuenta al releer que pusiste que tu personaje principal tenía ojos castaños cuando eran verdes o te equivocaste con la referencia del lugar o dijiste que había despertado a las siete de la mañana y luego que despertó muy tarde. ¿Qué significa esto? ¡Corregir!

El proceso de corrección inicia desde el primer momento que empezamos a escribir, desde la primera frase. Y esto ocurre como con la programación. Quizás la función que estaba creando no era la correcta, confundí el tipo de variable o el sistema me da error porque coloqué la instrucción en un punto donde todavía no tiene datos operar. Esto es algo que ocurre y que tengo que corregir conforme voy escribiendo. Y cómo estoy al tanto que parte del programar (y escribir) es equivocarme, corregir y continuar, los puntos de frustración bajan muchísimo.

6 – No puedes llegar al producto final solo.

Olvídate de esos anuncios de empleos donde piden que un programador sea diseñador, experto en redes, marketing digital y catador de café. Un buen programa necesita el trabajo conjunto de varias personas. Debe estar la persona que se encarga de las bases de datos, el programador y tester, seguro también alguien que se encargue de la visualización del programa para que sea atractivo. En los términos de programación actual, puede que haya un fullstack (diseñan, desarrollan y hacen café), pero lo ideal el que el trabajo no recaída en un solo par de hombros.

En la escritura es similar. Cuando ya hicimos el texto, es necesario corregirlo y la corrección no siempre viene de nuestra mano. Es difícil que no se nos escape erratas, por más que dejemos descansar el texto. De hecho, es un reto para mí porque parece que la labor de la edición es inevitable. Además de eso, si quieres publicar, debes contar con un diseñador para portadas, un maquetador para ebook o libros físicos, incluso un lector beta para que te dé su opinión.

Un trabajo en equipo dará mejores resultados.
Fotografía de Pexels.com

Caro, yo diseño, edito, corrijo, publicito y me hago café. ¡Soy un fullstack en la escritura! ¿Hay algo de malo en eso?

No, para nada. Pero organiza cuánto tiempo es lo que inviertes en todas esas actividades extras que podrías invertir en un nuevo proyecto y verifica si esa es la mejor opción. A algunos le funcionan, yo particularmente tengo que sacar el poco tiempo que me queda de mi trabajo formal y no podría hacerlo todo. Así que compro un poco de ese tiempo que necesito escribir, pidiendo ayuda o pagándolo para que me apoyen en esas actividades que yo no puedo hacer.

7 – La satisfacción final es indescriptible.

¡Felicítate! ¡Lo has logrado!
Fotografía de Pexels.com

Después de horas trabajando, documentando, corrigiendo, volviendo a corregir, releyendo, revisando, testeando… ya lo tienes. ¡Ya acabó! Ese momento de satisfacción es tan increíble que pocas cosas encuentro iguales. Cuando terminaba de armar una web o un programa y lo veía funcionando, se sentía de maravilla. De repente eres capaz de todo y nada puede detenerte. Lo mismo siento al terminar de escribir una historia, al tener que despedir a los personajes y ponerles un punto final. Da entre nostalgia, pero alivio.

Disfrutar este momento es mágico: es una buena ocasión para brindar por el resultado de tu trabajo. Claro, que todavía no está completo y seguramente debe pasar por otras etapas, pero ya tienes la mayor parte del trabajo hecho, fruto de toda tu dedicación. Así que regocíjate en ello, brinda por ti, descansa, felicítate, escribe una hoja solo contando lo maravilloso de la experiencia.

8 – Siempre, repito, siempre pudo quedar mejor.

Ya lo acabaste. Ya lo tienes listo, tus usuarios o lectores lo aman, tus compañeros (editores) lo han pulido. Sientes que puedes dejar ir a tu hijo adorado. Después de seis meses o un año, decides encontrarte de nuevo con él. Un reencuentro para disfrutar de tu logro y dejarlo ir para siempre… Entonces, gritas. ¡Cómo fui capaz de declarar así esta variable? ¿Por qué usé 10 líneas para esta instrucción que pude haber resuelto con dos? ¿Cómo se me ocurre formar esta frase tan larga? ¿Quién demonios puso esa descripción tan escueta allí?

Como programadora y escritora, sé que la práctica y la experiencia me dan las herramientas para hacer un mejor trabajo y eso me hará más sensible para notar mis errores pasados. ¿Qué hacer? ¿Correr a decirle al lector que me devuelvan los libros porque tengo que corregir ya? ¿Decirle a mi cliente que dé de baja a la web porque tengo que hacer más económico el código? Pues no, pasemos la página. Usemos eso que sabemos para hacer un mejor proyecto futuro. Aboquémonos en nuestros próximos objetivos y tomemos a cada proyecto acabado como un peldaño para ser cada vez mejor.

9 – Todo proyecto es retador.

No importa cuántos programas hayas realizado, cuántas Webs hayas publicado y cuánto libros hayas editado: todo nuevo proyecto se siente como algo nuevo. Nada es igual, ¡nada! Igual debes documentarte y planificar. Al comenzar a trabajar, te encontrarás con nuevos obstáculos, utilizarás todo lo aprendido y, sin embargo, deberás aprender más, incluso enfrentarte a conocimientos que cuestionan lo que aprendiste en el pasado. Tanto en programación como en la escritura: nunca nada es exactamente igual.

Si ya terminaste, es hora de ir por el siguiente.
Fotografía de Pexels.com

Es fascinante como cada nuevo proyecto en programación significó algo nuevo para mí, sea por el uso de una nueva tecnología o por ser un programa que se iba a encargar de resolver otro tipo de problemas: siempre era algo desconocido y excitante. Con diez años escribiendo sin parar, puedo decir lo mismo. Cada nueva historia, así fuera en el mismo fandom o con los mismos personajes, me retaban más y más. Problemas diferentes, locaciones o temáticas diferentes, todo me ayudaba a seguir explorando mis propios límites. Así que este trabajo es un enemigo natural contra el aburrimiento.


Estas son mis nueves cosas que asemejan la escritura con mi carrera, la programación. Aunque en este momento estoy trabajando en otra área (la consultoría), siento que muchas de estas cosas siguen vigentes incluso hoy. ¿Qué opinas? ¿Puedes encontrar también semejanzas entre tu carrera y la escritura?

¡Me gustaría leerte!

Asmita de Virgo, mi inspiración para volver a escribir.

Era el año 2007 cuando buscaba imágenes de Saint Seiya para una portada de una revista que serializaba con mis amigos online. Quería algo oficial, así que me sumergí en la enorme biblioteca de Google para revisar las imágenes y encontrar algo de calidad que me permitiera editar una buena portada para Manganimart. Entonces me encontré con el trazo de Shiori Teshirogui, mangaka que, avalada por Masami Kurumada, escribía un Spinoff. ¿Su nombre? Saint Seiya The Lost Canvas.

¿Cómo sería posible que, dos años después, me sumergiera al fanfiction?

La respuesta tiene tres palabras: Asmita de Virgo.

Para los que crecimos con la versión de Saint Seiya (Caballeros del Zodiaco como llegó a conocerse en la TV abierta de Venezuela), el poderío de los santos de oro era ineludible. Los poderes y la elegancia de sus pasos cuando aparecían en escena fueron capaces de entusiasmar a todo adolescente que se preciara de verla en la programación vespertina. Y, por lo general, buscábamos sentirnos afín a nuestros signos. Tuve la fortuna de haber nacido en Septiembre bajo Virgo, porque eso significaba tener a uno de los más poderosos caballeros dorados. Si no el mejor (inserte aquí el debate eterno por los siglos de los siglos de Saga vs Shaka).

Últimas palabras de Asmita: te ves más jovén de lo que imaginé.

Shaka de Virgo, sin lugar a duda, es uno de los personajes que ha levantado pasiones en el fandom de Saint Seiya desde la serie original. Así que, cuando supe que Teshirogi estaba trabajando en una precuela y que esta daba mayor protagonismo a los santos dorados, no demoré en buscar más información y ponerme al día.

¿Qué fue lo que me gustó de Asmita de Virgo?

Teshirogi logró con maestría armar un escenario fatídico para un sacrificio loable. Quizás son todos esos elementos que rodean la vida de Asmita como predecesor de Shaka de Virgo lo que le da un aire sentido y conmovedor.

Asmita, a diferencia de Shaka de Virgo, no es un personaje que se enfrente a grandes adversarios. De hecho, solo lo vemos combatir dos veces (en el gaiden que se liberó tras el final de la serie y contra Tenma de Pegasso). A este personaje lo respalda una gran construcción.

A diferencia de Shaka de Virgo, que seguía ciegamente el gobierno de control que Saga de Géminis instaura (sin saber quién era realmente); Asmita de Virgo cuestionaba a la misma diosa encarnada. No obedecía sin preguntar, buscaba comprender la situación y las motivaciones para escoger su lugar en la guerra. Los soldados, por lo general, son presentados en el universo de Saint Seiya como seres que siguen a un bien común sin pensarlo demasiado. Asmita de Virgo es de los pocos que rompen ese molde. Es un hombre analítico y empático que busca la respuesta a sus preguntas porque su mayor ideal es encontrar su destino. Él sabía qué debía hacer, pero no sabía si valía la pena hacerlo.

Asmita presentándose en batalla

Y esto es debido a su condición: es ciego. Además de que Asmita de Virgo es un ser poderoso, es ciego de nacimiento, algo que le da un mayor estatus humano que el mostrado por Shaka que se presentaba como un dios todopoderoso. Asmita sabía qué era el dolor, porque lo había vivido en carne propia (a diferencia de Shaka). Sabía qué era la pobreza, el hambre, la injusticia porque la había vivido en su piel. Es eso lo que moldea una personalidad rebelde y meticulosa con la que Asmita se mueve en los pocos capítulos que tenemos.

Él se presenta con la fachada de un dios porque intenta serlo, pero muy dentro sabe que no es más que un mortal.

La impresionante naturaleza de su sacrificio.

Asmita de Virgo apenas dura un tomo de Lost Canvas y luego hay varias menciones en el avance de la historia, sobre todo recuerdos por parte de Tenma de Pegasso, ya que fue uno de los caballeros que más influyó de forma positiva en él como protagonista. Además de eso, tiene un tomo extra dedicado a sus inicios que es considerado por mí como el mejor de los 16 tomos que liberó Shiori tras el final. Pero lo importante de su participación es su importancia en la historia. Prácticamente, sin el rosario de 108 cuentas, la guerra contra Hades hubiera sido más sanguinaria y con menos posibilidades para el ejército de Athenas.

Tenma llora la muerte de Asmita

Sin embargo, con muy pocos elementos, Shiori nos preparó para una de las muertes más triste de la serie: nos mostró la desconfianza que había alrededor de Asmita, el rechazo por su lugar de origen, su creencia y su personalidad introvertida. Uno de sus compañeros, Hasgard de Tauro, lo describe como un traidor. Mientras Asmita combatía en el infierno, los caballeros cercanos a él criticaban y cuestionaban su fidelidad. Era tratado casi como un paria (distinto a la protección y respeto que los caballeros dorados le tenían a Shaka de Virgo), y murió con el mundo considerándolo un paria. Pocos entendieron el dolor que Asmita guardaba, su tristeza, su búsqueda de verdad y las fuertes contradicciones que había en su ser en el camino a la inmortalidad. Y esa complejidad, terminó por enamorarme.

Cuando Asmita muere, el mismo Hasgard tuvo que replantearse su visión de la vida de su compañero.

Imagino la culpa que cayó sobre esos santos que hablaron en contra de Asmita sin entender que su intención era entregar su vida por el bien de todos.

La influencia de Shiori Teshirogi en mi escritura.

Sin duda alguna, me enamoré del trabajo de Shiori Teshirogi porque supo hacer algo que Masumi Kurumada, como autor original de la franquicia, no logró: dotó a sus personajes de humanidad, de contradicciones, de fuertes valores y temores que están en constante contraposición. Algo con lo que me pude sentir identificada.

El alma de Asmita ve después de su muerte

Y eso me ha inspirado a escribir de ellos, a explotar sus facetas, a sacarlos del contexto de la guerra para ver esa complejidad trabajando en otros escenarios, más mundanos, más cercanos. Asmita de Virgo fue un personaje al que exploré muchas veces tanto en rol como en fanfiction, y es el protagonista original de Hijo de Payasos. Por eso notarán que varias de las obras que voy a publicar tienen a un personaje ciego, por lo general protagonista; están inspirados en Asmita de Virgo y en su increíble fortaleza que no se ve menguada por su ceguera. En su humanidad, sus contradicciones y su empatía. En esa búsqueda de verdad que tenemos todos.

Asmita encontró cuál era su destino y fue a él plenamente convencido de ello. Sin arrepentimiento, sin rencores, sin deudas. En Hijo de payasos: ¿Ambuj hará lo mismo?

Para mí, esa es una gran enseñanza.

Y tú, ¿Por cuál personaje empezaste a leer o escribir fanfition?

¿Qué habrá de nuevo en Hijo de Payasos?

La nueva edición de Hijo de Payasos viene llena de cosas buenas, en gran parte porque le estoy incluyendo mucho de lo que he aprendido en mis últimos años de escritura. Como recordarán algunos, esta historia nació como un fic de Saint Seiya escrito en el 2014, donde los personajes de Asmita de Virgo y Saga de Géminis se encontraban. En ese tiempo, tenía la costumbre de darle más edad a los personajes de Lost Canvas con respecto al clásico, para mantener un poco la distancia generacional que existe en la serie original.

Después de haber ganado los Wattys en el 2018, envié esta historia a una corrección por parte de una gran amiga editora y sus comentarios me hicieron ver que había algunas cosas más por pulir, por tanto he empezado un proceso exhaustivo para dejarla en su mejor versión.

¿Y cómo avanzamos? ¡Aquí les cuento!

Nuevas escenas

Ya he escrito al menos tres nuevas escenas en la revisión de los primeros capítulos, que ahondará con algunos diálogos más e incluye un momento que me ha gustado mucho: Ambuj tocándole el rostro a Alexander para tener una idea de cómo es físicamente. Estas escenas le darán mayor sostén a la historia, además de que sustituirán algunas explicaciones que escribí para agilizar la escritura de la historia en su primera versión. Mientras revisaba, recordé que escribí Hijo de Payaso en menos de una semana, un capítulo tras otros sin publicar para un evento en un foro online. En su edición del 2017 le agregué un par de escenas finales, pero ahora siento que debo darle un tratamiento más profundo al inicio para pulir el resultado final de la edición.

Con estos agregados, la historia puede que aumente su tamaño por unas 5mil palabras, o más. Sin embargo, eso no me preocupa porque Hijo de Payaso apenas cuenta con 40mil palabras originales y estaría igual en el rango de novela corta. ¿Qué quiero lograr con estos agregados? Mostrar mejor los sentimientos de Alexander y su evolución, la manera en que Ambuj se va abriendo a él y, sobre todo, darle mayor profundidad al encuentro que ocurre con Evan.

—¿Eres más grande en todo? —pregunta. Yo intento no tomarle otro sentido a su interrogante. Solo rio.
—No, mis orejas son más pequeñas que las tuyas.
Ambuj reacciona de forma inimaginable: lleva ambas manos a las orejas. Yo no contengo mi carcajada.

Extracto de una escena nueva

Referencias reales de lugares

Cuando escribí en el 2014, no quise detenerme a comentar en dónde estaban ocurriendo las cosas porque quería terminar de escribir. Solo mencioné que estaban en Athenas, Grecia, porque era el lugar de nacimiento de Saga. En esta nueva versión he dejado esa misma locación, pero con datos concretos reales para hacer la experiencia más veraz. He estado armando todas las locaciones para agregarle esos detalles importantes que le dará un aspecto más profesional a la historia, algo que empecé a involucrar dentro de mis trabajos a partir del 2017. Si quieren saber porqué es importante estos detalles concretos, les invito a leer el siguiente artículo de Diana Morales sobre los datos concretos.

No recuerdo bien cómo llegué a casa. Sé que tomé el metro y me empujó una señora que venía con tres niños vestidos para el colegio. Sé también que en algún momento bajé en la estación Ambelokipi, crucé el molinete y subí las escaleras hasta la avenida Alexandra. Recuerdo vagamente algunos rostros conocidos, unos que incluso me saludaron, aunque no estoy seguro de haber respondido. Sé que pasé por la panadería Papanikóla y que pedí leche, pero salí con más en los brazos.

Extracto de los cambios con datos concretos.

Inclusión de un nuevo personaje

Conoceremos a un personaje que he visto necesario agregar en el desarrollo de la situación con Evan, aunque su participación será secundaria. Se trata de la Dra. Nana Paxirou. Entrará a partir del séptimo capítulo y tendrá algunas menciones porque se convertirá en la psicóloga que atenderá a Ambuj después de ese encuentro. En una próxima entrega hablaré de cómo se ven físicamente los personajes en mi cabeza, haré todo a través de un programa de avatar y les mostraré como usar esta herramienta para la escritura 😉

Arts comisionados

De la mano de la talentosísima Eveew Maturano Art, estamos preparando varios arts que acompañarán a esta edición, todos de Ambuj. Ya les había mostrado el primero en esta publicación, pero estamos trabajando en este momento en el tercero de cinco arts. La idea es tener una visión mucho más cercana de la historia desde los ojos de Alexander.

¿Les entusiasma la idea de todos los cambios que tendrá esta nueva edición?

Visualización en amarillo de los agregados y detalles concretos

Recuerden que pueden leer la versión que estaba en Wattpad AQUI, ¡estará por tiempo limitado!

4 cosas que he aprendido al escribir personajes ciegos.

Asmita de Virgo – Saint Seiya The Lost Canvas

Para los que me conocen desde que empecé a publicar hace diez años, mi personaje predilecto fue Asmita de Virgo, perteneciente al universo de Saint Seiya The Lost Canvas. Fue en gran parte por él que me animé a incursionar en el fanfiction, para darle mayor profundidad a sus vivencias dentro de la serie como en universos paralelos, siempre bajo la premisa de: cómo se comportaría él.

No obstante, no es igual trabajar con Asmita en un universo alterno donde no existen caballeros favorecidos por dioses griegos. Verlo comportarse en una realidad como la nuestra, despojado de todo poder astral, me llevó a cuestionarme muchas cosas sobre mi visión de la ceguera. ¿Qué he aprendido ante este poderoso dilema? ¡Les cuento a continuación!

Primero: La vista no es el único sentido:

A pesar de que dependemos mucho de él, resulta fascinante como podemos adaptarnos al entorno y reconocerlo a través del oído, el olfato, el gusto y el tacto. Una persona ciega podrá no saber de qué color es un vehículo que se acerca, pero sí podrá notar otras cosas como el sonido y el olor. Escribir pensando en los otros sentidos y en cómo experimenta el mundo es fascinante. Es un excelente ejercicio para la escritura.

¿Te has detenido a pensar como vive un ciego el mar? Es buen momento de hacerlo. Cierra los ojos y ¿qué queda? El sonido, el aroma a sal, las olas moviéndose, las espumas explotando en tus pies, la arena que golpea con la brisa a la cara…

Las personas ciegas pueden vivir el mundo incluso con mayor intensidad que nosotros, porque son capaces de utilizar con mayor concentración sus otros sentidos. Y pueden percibir el ambiente en más dimensiones a través de ellos.

Mira esta interesante recopilación de testimonios de personas ciegas y cómo han sabido que son homosexuales. ¿Ves como el amor y la atracción va más allá de los ojos?

Segundo: No son personas imposibilitadas:

A pesar de la ceguera, son capaces de realizar muchas cosas que podríamos pensar imposible. ¿Sabías que hay ciegos que pueden cocinar profesionalmente? También tocar instrumentos, tejer, pintar y más. Así que ha sido un revés a mis prejuicios iniciales y he aprendido a admirar aún más a todas las personas que han nacido o han quedado ciegas. No hay un real límite.

Te animo a no creer que hay algo que no puedan hacer hasta que hayas buscado al respecto en Internet. Tenemos muchos ejemplos de personas ciegas que son capaces de grandes cosas. Un ejemplo claro son los deportes paralímpico. ¿Sabías que hay futbol donde juegan personas ciegas? Con esto piensa en todas las posibilidades que ya existen.

Mira este caso de una farmaceutica ciega que inició su carrera de medicina o este canal donde Anna Garzya tiene su propio canal de Youtube donde comparte su vivencias como mujer ciega. Esto es solo algunos de los muchos ejemplos.

Tercero: La accesibilidad es una gran herramienta:

Y no hablamos solo de tener lugares con textos braille para que ellos puedan conocer el nombre. Hablamos de toda la accesibilidad tecnológica. Si vas a escribir de una persona ciega en estos tiempos, tienes que aprender sobre las ventajas de accesibilidad que hay desde el uso de celulares, narradores de voz, dispositivos y demás. Una persona ciega puede tener su red social como Facebook y comunicarse allí como cualquier otra, gracias a este tipo de herramientas. Pueden estudiar, trabajar e incluso moverse por sí mismas por las rutas de transporte público. La calidad de vida para ellos han aumentado gracias a la tecnología.

Mira este novedoso aparato creado por la firma ORCAM. Qué interesante sería escribir con un personaje que use este tipo de tecnología, ¿no?

Cuarto: La realidad de las personas ciegas cambia según su historial de vida:

No es lo mismo hablar de una persona ciega viviendo en Bogotá que viviendo en la Guajira. No es lo mismo hablar de un niño nacido ciego en la India que haber nacido en Japón. Un niño ciego que ha sido abandonado a la calle no viviría a la ceguera de la misma forma que un niño dentro de un hogar. Mientras que en Londres se han adelantado planes para la movilización de personas con ceguera en las vías del metro, en la India la ceguera es común y la mayoría solo pueden aspirar a mendingar. Mientras uno puede estudiar usando braille, otros aprenderán a trabajar sobreponiéndose a la limitación visual. Con base a eso tenemos que ser empáticos y sentir aquellas poderosas diferencias.

Mira en comparación estos dos casos, dos noticias del mismo año en dos países distintos. Es interesante a la hora de escribir de un personaje ciego el adecuarnos con el contexto y la situación en ese país. ¿Hay políticas públicas para ellos? ¿No? Eso es importante saberlo:

Conclusiones

Mi Asmita ha sido muchas cosas: un hombre estudiado que decide quedarse en casa, un panadero con su propio negocio familiar, un mendigo, un masajista, un pintor, un intérprete, entre otros. He podido probar diversidad a través de él. Por eso encontrarán que en varias de mis historias hay un protagonista ciego, esto es porque la idea nació precisamente para este personaje.

Por ejemplo, Hijo de Payasos era un fic donde Asmita era el protagonista. Y una de las cosas maravillosas que Ambuj (su nombre original) le dice a Alexander en Hijo de Payasos es lo siguiente:

Soy feliz porque ya entendí que no era cierto lo que me dijeron en el circo. Que no soy un inútil… Durante toda mi vida viví creyendo que todo lo que podía ser era el hijo de payasos, ciego, cuya única función era caerse para que el mundo se riera. Viví creyendo que, ya que no podía ser eso, tenía que conformarme con sentarme y pedir. Tú… tú me has hecho ver que toda mi vida estuve equivocado, que mi ceguera nunca ha sido un impedimento, sino las puertas a un sinfín de nuevas posibilidades. Estoy feliz porque me siento contento de ser Ambuj.

Hijo de Payasos – Carolina Villadiego

¿Y tú? ¿Has tenido la oportunidad de escribir de personas con ceguera o baja visión?

Reseña como lector y escritor: La última pregunta de Asimov

«“AC Cósmica” dijo:
Ningún problema es insoluble en ninguna circunstancia concebible. »

La última pregunta – Asimov

¿Cuál podría ser la última pregunta de la humanidad? ¿Quizás una que se ha preguntado n veces en el universo?

En el cuento “La última pregunta” de Asimov, originalmente publicado en su Antología “Sueños de Robot”, todo inicia con una pregunta que dos borrachos realizan a una super máquina. Con esa premisa, Asimov nos lleva a la historia de la humanidad que se traslada a miles y millones de años en busca de si hay una nueva respuesta. Particularmente, es una historia que nos lleva por un camino impredecible y con un final que supera cualquier entendimiento y lógica, de la mano de diversos personajes. Encontrar algo así en la ciencia ficción es alucinante, porque no se trata de extraterrestre, guerras espaciales, invasiones ni poderes especiales. Solo es un vistazo a la historia de la humanidad, de su inicio o su fin.

Mi impresión como lector

La historia inicia en el lugar donde se encuentra una super computadora llamada Multivac. Me hizo gracia como Ingeniera en Computación encontrar que la descripción de esta máquina estaba basada en relés y ocupaba un enorme espacio de kilómetros de área, a pesar de ubicarse esta escena en el año 2061. Según Asimov, la computadora no había llegado en ese momento al nivel de complejidad que gozamos ahora donde podemos tener procesadores de tamaños microscópicos, pero la premisa de que gracias a esa máquina se logró encontrar una manera de convertir la fuente ilimitada de energía del Sol en algo utilizable para los humanos, es sumamente tentadora. La humanidad no deberá depender jamás de los recursos de hidrocarburos, ahora los humanos gozan de una fuente de energía eterna con la que podrán hacer posible su evolución sin poner en peligro la tierra. Por esa razón, ambos ingenieros celebran hasta embriagarse, y eso no impide que hagan una pregunta.

¿Qué es la Entropía? Es un término que aparece en prácticamente todo el relato y la definición que cada uno de los personajes dan a ella conforme pasa el tiempo es bastante variada. ¿Qué ocurrirá cuando todas las estrellas se extingan? ¿Hay una manera de reversar la inevitable extinción del todo? Conforme la historia prosigue y vemos a nuevos personajes aparecer con una muestra de cómo ha evolucionado el mundo, la duda va incrementando.

Una de las cosas que más me ha gustado de este cuento es la realidad que nos presenta: como la raza humana puede multiplicarse hasta acabar con todo, cómo no estaremos conforme con poder ir más lejos y conquistar nuevas tierras, sino que intentaremos derrumbar otras limitaciones hasta convertirnos en seres poderosos, llenos de excesiva humanidad. Es un planteamiento exagerado de algo que vemos en este momento en la tierra con todos los desastres naturales y el efecto invernadero que estamos provocando por nuestro consumismo.

El final es devastador en todo el sentido de la palabra. Se abre como un Big Bamb que te remueve todo. No lo esperaba y eso lo hizo fascinante, sobre todo por la unión de la teología en algo que pensamos que no podrían tener relación. La ciencia y la religión siempre han estado peleadas, así que encontrar algo que las entrelace de manera tan magistral fue sorprendente. Por ese final, lo leería mil veces más.

Admiro la habilidad de Asimov por encontrar las palabras correctas para un cierre alucinante.

Mi impresión como escritora:

Hay muchas cosas que podemos aprender de la narración con Asimov en este cuento.

Primero: No se detiene a explicar todos los detalles.

Explica solo lo que es considerado esencial para la trama, quitando de nuestros ojos ramas y hojas que pudieran ocupar nuestra atención y desviarla del mensaje inicial. Por ejemplo, solo explica que es Multivac y cómo Multivac evoluciona con cada nuevo personaje. Pero no se pierde explicándonos cómo viajan por el espacio, o cómo es la tecnología, o cómo lograron alcanzar ciertos retos los humanos. No se pierde en ramas innecesarias porque no hace falta y la verdad, tampoco como lector lo necesitamos. Podemos fácilmente aceptar el hecho de la ficción con la misma naturalidad con la que sus personajes lo aceptan.

Tampoco se detiene describiendo a sus personajes, apenas nos dan algunos tips como para que podamos imaginárnoslo, pues tampoco es necesario. No me interesa saber si la mujer que habla tiene el cabello negro o rojo, si el hombre es alto y bajo, si las niñas tienen o no pecas. Toda esta falta de detalles es importante para que podamos ver todo como lo que es: simples flashazos de vivencias separadas que componen una sola línea de tiempo.

Segundo: Muestra a través de diálogos.

No hace falta un largo párrafo para decirnos que es Entropía o cómo ha evolucionado la raza humana desde una vivencia a la otra. Basta con leer sus diálogos para comprenderlo. La manera en que se comunican varios personajes marca un hito sobre el desarrollo de la humanidad de una forma que se siente natural, no forzada, no sobreactuada. Esto es por lo general difícil, me he encontrado con historias donde el personaje está explicando algo, así como así, sin ninguna necesidad, sobre todo algo en lo que se siente inmerso y que no merecería atención. Es como si yo explicara como funciona un semáforo cuando es algo que convive en mi vida; al menos que se lo esté contando a un extraterrestre o a alguien que haya estado fuera de una ciudad toda su vida, no tendría mucho sentido.

Asimov es un maestro con los diálogos, porque en los cuentos que le he leído hace excelente uso de ellos para mostrarnos a los personajes y explicarnos el contexto de la situación. Son estos lo que mueven el ritmo de la historia.

Tercero: Todas las escenas transcurren en un momento común en la vida humana.

Una noche de celebración y borrachera, un viaje familiar, una reunión de trabajo. Asimov escoge momentos cotidianos de la vida para presentarnos a sus personajes y el entorno en los que vive. Eso le da un acercamiento con el lector: es gente común haciendo cosas comunes en distintos tiempos/espacios de la historia. Difícilmente, no nos sentiremos identificados.

Cuarto: Los detalles concretos dan vida.

A pesar de que Asimov no se descanta por explicar con detalles las tecnologías, las menciona y eso le da una veracidad al texto. A través de los nombres de los personajes, de los lugares y de la misma Multivac que evoluciona, nos da suficiente información para imaginarnos el salto del tiempo. Las conversaciones que ocurren entonces se sienten naturales: no se explican que significan los nombres, pero podemos entenderlo por el contexto y en ningún momento despegarnos de lo que ocurre en la historia.

Quinto: Un final poderoso que le da sentido a todo.

Es increíble porque, en la escritura, se suele decir que debemos sembrar para cosechar y así sorprender al lector. Pero en esta historia no hay nada, nada, que nos preparé para este desenlace. No obstante, es tan perfecto, tan increíble, que todo adquiere sentido a partir de allí y nos deja con una sensación difícil de describir. Sencillamente me puso los pelos de puntas.

Y es que Asimov no tuvo que sembrar nada, solo recogió de lo que ya es de conocimiento general para apalearnos de una forma magistral con el cierre.

¿Mi recomendación? Léanlo. No tardan 15 minutos y consiguen algo que les remueva la consciencia.

3 trucos infalibles para conocer la voz de tus personajes

Una de las grandes preguntas que me he encontrado muchas veces en debates de grupos de escritores en facebook, incluso en artículos de blogs sobre la escritura, es cómo encontrar la voz de los personajes. Y muchas veces los consejos son un poco abstractos de seguir. Sin embargo, conocer la voz de tu personaje no es tan difícil y debo agradecer al Rol que me dio herramientas impensables para poder hacerlo con los míos. ¿Quieres saber más? ¡Apunta estos tres trucos!

1. Escribe un diario del personaje.

Photo by Dom J on Pexels.com

Los diarios son excelentes manera de conocer la voz del personaje ya que ellos lo escribirán en primera persona. Y dejando de lado que algunos personajes (como las personas) no tendrían diario, imagina cómo escribirían uno si se viera obligado. Eso te permitirá encontrar su propia voz.

Tarea: Escribe el diario de un día donde le haya pasado algo muy feliz y otro donde le haya pasado algo muy triste o frustrante. Notarás como cambia el tono de voz.

Ejemplo

Diario de Nikita (Hombre – 18 años):
Hoy Kazuki pudo ir a los sembradíos de trigo. Él y yo estuvimos esperando eso por meses. ¡Ha sido maravilloso! Pude comprender por qué a Kazuki es tan importante verlos y sentirlos, ¡la sensación es tan difícil de describir! Y lo mejor es que Kazuki me hizo correr. Corrimos en medio de los sembradíos y sentimos a las espigas golpear nuestras extremidades. Sudar allí se siente distinto: menos artificial, menos irreal. Ah… y al final, nos acostamos en la grama y vimos a las nubes rodar sobre nuestros rostros. Si esto vivían los que tenían al planeta tierra, quiero estar allí…

Diario de Nikita (Hombre – 22 años):
No puedo creerlo: Kazuki me ha castigado. Se enojó porque no le recordé que era hora de salir a la clase de supervivencia espacial. Él dice que fui muy egoísta, pero él también lo olvidó. ¿Acaso solo por ser una IA no puedo dejarme ir con él en el inmenso placer de hacer el amor? ¿No es él el egoísta al castigarme? ¿Acaso siento menos por ser una IA? Cada vez que hago el amor con él me siento más vivo, no es justo que Kazuki me castigue solo por no estar al pendiente de la hora. Lo peor es que me castigó con no tocarlo durante veinticuatro horas. ¡Veinticuatro! ¡Es un abuso! Apenas ha pasado veinte minutos con cuarenta y dos segundos y ya estoy en abstinencia.

2. Imagina a tu personaje hablando con una operadora para resolver un problema.

Photo by bruce mars on Pexels.com

Nada mejor para conocer a alguien que en medio de un problema, sobre todo si busca solución a través de una llamada a una teleoperadora. ¿Te ha pasado? Es imposible no perder el control en algunas ocasiones, más cuando se trata de algo que afecta nuestro bolsillo. ¿Qué ocurriría con tu personaje si se enfrenta a esta situación? ¿Se dirigiría formalmente? ¿Trata de explicar todo con calma? ¿Inicia señalando culpables? ¿Hay insultos? Incluso, el ejercicio de escribir ese diálogo puedes ser muy divertido. ¿Por qué no lo intentas?

Tarea: Escribe el dialogo con una teleoperadora donde tu personaje intente realizar un reclamo: (tarjeta de crédito, desconexción de servicio, etc)

Ejemplo: Mira la misma conversación con dos personajes distintos: Anya Johar, una mujer de 32 años de la novela Elegía, un canto a la supervivencia y Ambuj, un hombre ciego de 30 años de la historia Hijo de Payasos.

Anya Johar:
—Buenas tardes, habla con Marcela Vargas del servicio al cliente de la colonia Omega. ¿En qué puedo ayudarle?
—Soy Anya Johar, hippeis de la colonia Omega, vengo a hacer un reclamo.
—Por favor, digite su número de identificación.
—183-391-242
—Revisando información. Espere en línea mientras hacemos la validación de los resultados. —3 minutos después—. Buenas tardes, habla Daniel Arismendi del servicio al cliente de la colonia Omega. ¿En qué puedo ayudarle?
—¿Qué? ¿No estaba hablando con una chica?
—Ha sido redirigida la llamada. ¿En qué puedo servirle?
—Bueno… soy Anya Johar, hippeis de la colonia Omega. Necesito hacer un reclamo.
—Digite su número de identi…
—Ya lo hice. Ya dije que mi número es…
—Digite su número de iden…
—¡Ya lo hice! Mira… Daniel, necesito hacer un reclamo. ¡Se hizo una compra sin mi consentimiento!
—Necesitamos validar su número de identificación para proceder.
—183-391-242
—Revisando información. Espere en…
—Espera. ¿No me van a pasar a alguien más? Ya todos estos datos se los había dado a tu compañera.
—Srta. Johar, debo seguir con el procedimiento.
—¡Solo necesito saber que no me van a pasar la llamada a nadie más!
—Yo me encargaré de su caso, Srta. Johar.
—Bien, espero entonces.
—Revisando información. Espere en línea mientras hacemos la validación…

Aquí tenemos a Anya es un personaje impaciente, que suele exigir más que pedir y le molesta que la hagan perder el tiempo. Esto se puede ver fácilmente por la manera en la que responde a esta situación y el tono de voz que usa.

Ambuj:
—Buenas tardes, habla con Marcela Vargas del servicio al cliente de Telefonía. ¿En qué puedo ayudarle?
—Buenas tardes, señorita. Soy Ambuj. Ayer Alexander pagó el servicio, pero aún no ha hecho la reconexión.
—Por favor, digite su número de identificación.
—Señorita, no estoy seguro de poder digitarlo bien. ¿Puedo decirle la identificación?
—Sí, señor. Por favor indique la identificación de la persona del servicio.
—Muchísimas gracias. El número es: 1.234.342.458
—Revisando información. Espere en línea mientras hacemos la validación de los resultados. —3 minutos después—. Buenas tardes, habla Daniel Arismendi del servicio al cliente de Telefonía. ¿En qué puedo ayudarle?
—Oh, ¿la señorita Marcela ya no está?
—Ha sido redirigida la llamada. ¿En qué puedo servirle?
—Soy Ambuj, le decía a la señorita Marcela que Alexander pagó el servicio, pero aún no ha hecho la reconexión.
—Digite su número de identificación.
—La señorita Marcela me dijo que con decir el número estaba bien.
—Digite su número de iden…
—No estoy seguro de poder digitarlo bien. ¿Pued…?
—Necesitamos validar su número de identificación para proceder.
—Entiendo… —digita el número.
—Usted ha digitado el número 1.234.342.450
—Espere, hay un error. El último número debería ser 8.
—Por favor, vuelva a digitar el número.
—¿No puedo decirle el número, señor? No estoy seguro de digitarlo bien.
—Necesitamos vali…
—Entonces esperaré a que Alexander pueda hacer el reclamo. Muchas gracias.

Aquí, por el contrario, tenemos a Ambuj que es un hombre que no tiene mucha confianza en sus habilidades. Su ceguera no debe ser un impedimento para marcar el número, pero duda poder cumplir con esa actividad debido a su inseguridad. Es amable e intenta explicar las cosas con calma, pero se rinde cuando nota que no va a recibir ayuda. Son dos conversaciones con respuestas similares, pero distintos resultados.

3. Piensa en cómo tu personaje se expresaría en las redes sociales.

Photo by Kaboompics .com on Pexels.com

En estos tiempos es indiscutible que las redes sociales están en nuestro día a día y, si miras a tu alrededor, encontrarás en las personas de tus contactos diferentes maneras de utilizarla. ¿Por qué no imaginas qué clase de cosas subiría tu personaje en redes como Facebook, Twitter o Instagram? Esto no importa si es una novela histórica o de ciencia ficción, si tuvieran la herramienta del día de hoy, ¿cómo la usarían? Incluso, ¿cuál sería su favorita? Pero no te quedes allí, imagina como serían sus publicaciones, incluso cómo sería su actitud: ¿Entrará de una vez a su cuenta para hacer una publicación insultando a alguien? ¿Tratará de distraerse con memes y compartirá algunos? ¿Preferirá no decir nada? Todo esto ya te va enseñando más de su personalidad y su voz.

Tarea: A tu personaje le ha pasado varias cosas el día de hoy: Perdió un examen/entrevista importante, pero a las cinco horas se le confiesa la persona que le gusta. En un límite de tres publicaciones en su red social favorita, ¿cómo se expresaría?
Pluss: Para hacerlo más divertido, no solo escribe la publicación, sino como le contesta algunos de los otros personajes. 😉

Ejemplo:

Dr. Alexander S. 01/07/2015 ¡Maravilloso viaje de fin de curso! Gracias a todos los que recibieron a Ambuj tan amablemente. ¡Son los mejores, chicos!
         Alexia T: Oh, Alexander. Ambuj es un amor, ¡me encantó bailar con él! ¡Espero que nos reunamos luego!
Thiago Pesko: Ambuj se llevó la atención de todas las chicas de la facultad: 8)
Minerva Angelopolus C: ¡Alex! ¡Recuerda que me debes café! ¡Quiero escribir la historia de Ambuj a como dé lugar!
           Thiago Pesko: No le creas Alex, quiere coquetearle a Ambuj.
           Minerva Angelopolus C: ¿Puedo? 8)
         Dr. Alexander S. ☹

¿Qué podemos observar de aquí? Alexander es un chico bastante amigable, entusiasta, que se comunica de forma abierta en sus redes sociales. Alexia es una compañera, pero tiene un nivel de cercanía diferente al de Thiago y Minerva que lo llaman con un diminutivo. Además, Alexander es joven por su forma de expresarse (a pesar de colocar Dr en su nombre de cuenta, se sigue comportando como un joven estudiante con incluso uso de emoticons). Incluso, si lo lleváramos a más, la manera en que se llaman en sus cuentas, las fotos que incluye en su perfil y demás, ya son indicativos de su personalidad.

Espero que puedan poner en práctica estos tips divertidos y aprender a conocer más a sus personajes. Créanme que lo he hecho y me es más fácil escucharlos en mi cabeza, diciéndome cómo se siente y qué piensas. Y no, no está mal esto. Para que un escrito tome vida, los personajes deben gozar de ella.

Ejemplos creados con base a mis dos historias: Hijo de Payaso (puedes leer aquí la versión actual) y Elegía que será publicada a partir de septiembre.

¿Qué hacer si mi hijo lee fanfiction? ¡Guía de 5 pasos para padres!

Antes de dormir me encontré con un post particular: una madre comenta que encontró que su hija de trece años estaba leyendo contenido explícito de sexo en Wattpad, donde aparece su cantante favorito. Su respuesta ha sido correcta: es normal asustarse si no tiene la debida comunicación y confianza con su hija como para tratar el tema.

Me puse a pensar en qué haría yo en su lugar y decidí hacer un post al respecto que sirva de guía para los padres que se encuentren en esta situación.

Primer punto: Mantén la calma.

Piensa en algo: tu hijo o hija tiene entre 10 a 14 años. Es normal que te asustes al ver que está expuesto a contenido que quizás no tenga la capacidad de entender en este momento, pero no está mal. No, no está mal que tu hijo esté leyendo, no está mal que prefiera leer erótica. Lo primero que debemos hacer como padre es recordar quienes éramos cuando teníamos su edad. ¿A esa edad no te llamaba la atención entender el sexo? ¿A qué edad empezaste a masturbarte? ¿Cuándo empezaste a tener esa curiosidad?

Las edades varían según cada persona y la educación en casa, pero en esta etapa donde empiezan todos los cambios hormonales, es natural que busquen familiarizarse con la transformación de su propio cuerpo. Así que no, no es razón para que grites y quieras tirarte de un puente.

Es normal, respira: inhala y exhala hasta que la calma vuelva a ti y puedas pensar de manera fría.

Segundo punto: No bloquees.

De hecho, esta fue la salida que recomendaba la madre de familia en el post, una salida que no comparo porque es la salida fácil: prohibir. No enfrentas el problema, solo pones una sábana sobre un muerto esperando que no empiece a oler mal. Hay dos grandes problemas de ejecutar la prohibición en general:

1.      Harás que tu hijo te vea como un enemigo: Y esto es gravísimo. Lo único que creas con la prohibición es que tu hijo no pueda confiar en ti, no pueda hablar del tema, de las cosas que duda, ni confiarte su corazón. Y eso en esta etapa de crecimiento puedes ser fatal.

2.      Tu hijo buscará de cualquier forma el material: Y ahora tendrá más razones para hacerlo; será la manera de mantener su independencia y declarar una guerra fría. Con lo fácil que es ahora conectarse al internet, ¿de verdad es sabio arriesgarse?  

Entonces, aunque está sea la primera opción que venga a tu mente, te animo a pensarlo mejor. En vez de resolver, puedes empeorar la situación y convertir la relación con tu hijo en algo insalvable.

Tercer punto: Siéntate y escúchalo.

Sí. Hay que armarse de valor y confrontar a tu hijo no con ánimos de juzgarle, sino de conocerle. Pregúntale qué hace esa App o página web, que es lo que le gusta de allí. Anímalo a que te relate detalles. Sé paciente; si no tienes una comunicación muy cercana con tu hijo, probablemente al principio va a sentir que está haciendo algo malo y que lo vas a regañar.

Respeta su espacio y sus tiempos sin invadir su privacidad. Tienes que romper esa barrera.

Piensa en cómo eras cuando tenías su edad. ¿No sentirías que estás haciendo algo malo si tus padres llegan con preguntas como: ‘¿Qué estás haciendo con esa aplicación?’, ‘¿Cómo es eso que lees pornografía?’ o ‘¿Quién te dijo eso?’? Preguntas que puedan sonar a juicio lo van a cerrar, pero si te interesas en conocer lo que leen (o incluso escriben) podrás lograr un acercamiento. Es mucho más efectivo si le pides que te recomiende lecturas, que te diga qué cosa le ha gustado más del texto, quién es el protagonista o si hay escenas que los ha hecho llorar. Muestrarte abierto y respeta cuando tu hijo te pide espacio. 

Te contaré una experiencia que tuve en el 2017. Había acabado de escribir a Matryoshka I, un fanfic de Yuri on Ice. Entre mis lectoras estaba una chica que en ese momento tenía 14 años. No me preocupé, mi historia no era de contenido adulto y estaba tocando con bastante seriedad muchos temas como la depresión, la ansiedad, los conflictos en las relaciones que no solo estaban en el ámbito romántico. La chica, una niña muy inteligente, por cierto, tenía la capacidad de entender perfectamente todo lo que ocurría con los personajes con una madurez que no había visto en algunas mujeres mayores que ella.

Por cuestiones de trabajo viajé a Quito y avisé a mi grupo de lectores para concertar una reunión. Ella me dijo que quería aprovechar y conocerme.

No se imaginan la sorpresa cuando me fue a buscar al hotel en donde me alojaba acompañada de su mamá, una mujer muy amable, pero muy inteligente que la acompañó en el largo viaje hasta Quito (porque no vivían allí). Ya le había dicho que tomaríamos un café cerca y las tres fuimos hasta una cafetería a pocos metros del hotel. Su madre se sentó en la mesa con nosotras y allí, mientras ella tomaba café nosotras hablábamos de la historia. A veces su madre intervenía, o la misma hija le comentaba cosas como: ‘mami, ¿te acuerdas cuándo pasó esto?’.

La experiencia fue preciosa: su hija me entregó un hermoso regalo que aun guardo y tengo en mi escritorio, y yo me llevé la sensación de que ella estaba en muy buenas manos.

Esta madre inteligente logró esto actuando de la manera correcta: conocer a su hija, sus gustos, estar allí para responder dudas con confianza porque su hija confía en ella y guiarla en caso de que se tope con algo inadecuado. Esto es lo que debemos aspirar como padres.

Cuarto punto: Identifica qué clase de cosas le gusta leer a tu hijo o hija

En las conversaciones que puedas procurar con tu hijo o hija, con paciencia y sin discriminación, te puedes encontrar con muchas cosas. Por ejemplo: puedes saber cuales son sus personajes favoritos, el fandom (comunidad de fans de un tema) que frecuenta, los temas que suele buscar y los autores a los que sigue. Eso te dará material para que realices tus primeras búsquedas. Si no estás afín al fanfiction, seguro pensarás que todo lo que hay escrito es pornografía, pero no es así. Hay historias variadas, de géneros muy diferentes que ni siquiera tiene una escena de sexo. Comienza a indagar y hacer una lista de fanfiction que podría ser interesante para leer con tu hijo y debatir.

Con lo que has identificado, busca material que pueda gustarle para recomendarle. Si le gusta relaciones gays, busca literatura gay. Hay cientos de libros en el mercado de literatura gay así que es momento de aprovechar que a tu hijo le gusta leer y fomentar el hábito de la lectura. También atrévete a recomendar libros juveniles: aventuras, ciencia ficción, magia, distopía… ¡hay tanto por escoger!

Sé partícipe de su hobbie ahora que lo conoces mejor, en la medida en que tu hijo o hija lo permita. 

Quinto punto: Incentiva el debate y no presiones

Por mucho que nosotros como padres queremos guiar a nuestros hijos a la información correcta, internet es internet. Es posible que hayas comprado los libros para que tu hijo o hija se entretenga, que también le hayas recomendado fanfic que consideres sano para su edad, pero por más que has intentado: esa novela tóxica es su favorita. ¿Qué hacer para impedirlo?

Noticia: no puedes impedirlo. ¿Recuerda cuántas cosas te gustaron de joven que hoy piensas que es basura? ¡Es igual! Es parte del crecimiento y tienes que estar muy claro en ello para no agredir a tus hijos por sus gustos.

Pero lo que puedes hacer es debatir. Sí, escucha lo que te dice y ayúdale a formarse un criterio para que tú mismo hijo o hija tenga las herramientas para decir qué es correcto o no, o logre separar lo que es la ficción de la realidad.

Yo haría algo muy fácil: leería la historia y empezaría a compartirla con mi hijo como si hablara de una película. Y cuando toque esa escena en donde: por ejemplo, el protagonista haya sido sometido por otro personaje y empieza a enamorarse, le diría cosas como: ‘me parece que tiene Estocolmo’. Tu hijo seguro te mirará sorprendido o quizás ya tenga nociones de lo que es (no crean, en internet se aprende DE TODO), pero formarás un espacio para que puedan compartir opiniones.

El fanfiction es una excelente oportunidad para que le hables de aquellos temas que muchas veces se teme tocar: embarazo adolescente, abuso infantil, relaciones tóxicas, sexo sin protección y demás. Aprovéchalo. Y verás que, con paciencia y tiempo invertido, tu hijo y tu hija tendrá la capacidad de discernir qué tipo de material ver y qué no le agrada.

Punto extra: ¿Y si mi hijo quiere escribir?

Apóyalo. Sí, apóyalo. La escritura es un hobbie genial que ayuda mucho a manejar nuestras propias emociones, conocernos a nosotros mismos y poder distraernos. Es una excelente forma para que tu hijo pueda tener herramientas terapéuticas con las que podrá enfrentarse en el futuro a cualquier situación emocional. Además, aprende redacción, aprende ortografía, aprende de empatía. ¡Hay tantas ventajas! Así que no, no temas si tu hijo o hija quiere iniciar en la escritura en el fanfiction. Solo apóyalo y quédate cerca de él. Anímale a que te comparta sus textos y dile que le ayudarás a corregirlo para que cuando suba a la plataforma parezca hecho por un profesional.

En caso de que tu hijo no se sienta con la confianza de hacerlo, no lo presiones y respeta su espacio. Ve ganando ese privilegio a pulso con comunicación, respeto y paciencia.

El truco es no censurar, sino guiar.

Conclusión:  

Puede ser bastante difícil de enfrentar al inicio, sobre todo porque, como padres, no nos hacemos consciente de lo rápido que crecen nuestros hijos y queremos protegerlos bajo nuestras alas. Sin embargo, debemos entender que el crecimiento de nuestros hijos es inevitable y que debemos estar allí para ayudarlos y no censurarlos. Además, en el fanfiction no se encuentra solo “basura” como muchos lugares lo quieren hacer ver. Tampoco es cierto que solo hay jovencitos sin supervisión escribiendo o leyendo de este material. De hecho, ¡hay profesionales, profesores, terapeutas y hasta padres en esta comunidad!

En el fandom de Yuri on Ice te puedo mencionar tres casos que tengo muy de cerca donde he leído cosas maravillosas. Marymarce Galindo es una mujer de cuarenta años, su hija la apoya haciéndole las portadas y sus temas son bastante bien documentados y narrados. Da gusto leerlos. Pajarito de agua es otra escritora de Yuri on Ice y es una mujer mayor de 30 años con estudio de psicología, estuvo trabajando como terapeuta en un colegio y tiene iniciada su maestría. NatSolano es otra escritora de Yuri on Ice que es profesora de idiomas para niños. Las tres manejan temas con la sobriedad y la mesura que merece, con géneros variados que, aun así, ha llamado la atención de miles de lectores. Y estos casos no son aislados, ¡son muchos más!

Porque, contrario a lo que se cree el fanfiction no es nuevo, hay comunidades que están funcionando desde hace más de veinte años y muchas de esas jóvenes que iniciaron en esa época, hoy son profesionales, cabeza de familia y demás.

Así que piérdele el miedo al fanfiction y a la idea de que tu hijo o hija empiece a interesarse en el sexo. Mejor acércate y conviértete en un aliado. ¡Estás a tiempo!

Quedó bien mi primera infografía, ¿no?

3 pasos para cumplir tus propósitos de escritura para el 2020

Estamos en el 2020 y es un buen momento para pensar en los propósitos que queremos alcanzar. Muchos aprovechan esta ocasión para proponerse a bajar de peso, comer mejor, conseguir el trabajo de los sueños o establecerse con su pareja. En mi caso, como es indiscutible que la escritura se ha convertido en una de las esferas importantes de mi vida, vi necesario establecer los propósitos de escritura para este año. Y si quieres seguir mejorando y avanzando también en este ámbito, te animo a que lo hagas.

¡Los propósitos no siempre se cumplen!, podrán decir algunos. Esto es cierto porque la mayoría de las veces nos quedamos con solo “proponerlo”. En tres simples pasos vamos a planificar como cumplirlos.

Paso 1: Decide qué quieres lograr este año con objetividad.

Parece evidente, pero es importante a la hora de pensarlos el buscar metas realizables que estén acorde a nuestras posibilidades actuales. Por ejemplo, si estamos empezando la universidad, un propósito de año no puede ser el graduarnos. Pero una meta mucho más asequible sería el terminar los semestres con altas calificaciones. ¿Ven?

Definir nuestro propósito con objetividad, evitará que la frustracción o agotamiento nos detenga.

A nivel de escritura es igual: no podemos decir que vamos a escribir 12 libros al año. Es una meta demasiado ambiciosa y requiere de un tiempo y dedicación que probablemente no tengamos si compartimos nuestro tiempo con otras actividades. Sin embargo, sí puedes proponerte a terminar de escribir ese libro que has retrasado, apuntarte a un taller de escritura para mejorar tus habilidades en compañía de otros o  proponerte a escribir una antología de cuentos. Todas estas metas son más cercanas y podrán ayudarte a avanzar en tus proyectos de escritura.

Te comparto mis propósitos para este año que te pueden servir de inspiración:

  • Publicar Hijo de Payasos en PDF y su versión en físico bajo demanda.
  • Terminar el primer libro de Elegía
  • Terminar mis tres fanfic de Alianza Escritores de Yuri on Ice, Iridiscencia y Matryoshka II
  • Llegar a las 5.000 visitas al mes en mi blog de escritor Carolina Villadiego.

¿Parecen ambiciosas? En mi caso, los tres fanfic de la alianza son de apenas diez capítulos, Matryoshka II solo le falta tres capítulos y a Iridiscencia unos doce. Así que, considerando mi ritmo de escritura, es bastante asequible. Proponte metas que puedas alcanzar acorde a tu ritmo de trabajo.

Paso 2. Establece un plan de acción:

Es necesario que nuestros propósitos sean divididos en una lista de mini tareas que nos llevarán a cumplirlos. Por ejemplo, para publicar Hijo de Payasos hay varias cosas que debo hacer ¿no? No es llegar a un lugar y subirlo tal cual como está.

Definir esas tareas y establecer tiempos, hará que nuestros propósitos sean tangibles.

Para ello he usado una hoja de Excel en donde coloco mis propósitos, las subtareas para conseguirlo y los tiempos. También coloco valores que me permite contabilizarlos como  números de palabras, de páginas o de capítulos. Porque no es lo mismo decir: “me propongo a escribir cuentos” que decir “me propongo a escribir doce cuentos”. ¿Ven la diferencia? Cuando acotamos cuantitativamente nuestras tareas, es más fácil hacer el seguimiento y alcanzarla.

Te muestro mi tabla de programación donde incluyo cada actividad para cada uno de mis propósitos.

Hago parentesis para una nota especial: Aquí podemos notar si estamos exigiéndonos demasiado con los tiempos o más bien estamos siendo muy condescendientes con nosotros mismos, para así ajustar las fechas de la forma más real posible. Sería demasiado para mí proponerme a terminar Iridiscencia en este mes, porque falta 12 capítulos y eso significaría unos 3 capítulos semanales a escribir y publicar. Sin embargo, sería muy condescendiente si coloco hasta Marzo el terminar a Matryoshka cuando solo le falta 3 capítulos.

Tú conoces tus tiempos, tus ritmos y sabrás identificar a la mejor opción. Rétate, pero objetivamente.

Ahora, cada actividad también debe tener un plan de acción: por ejemplo, si quiero terminar a Matryoshka II este mes, debo publicar en este mes tres capítulos. Establecer publicar un capítulo por semana,me permitirá cumplir con ese primer objetivo y poder ir al siguiente hasta completarlos a todos.

Comparto mi calendario de actualizaciones para cumplir el objetivo de terminar mis fanfics. Ahora las cosas empiezan a verse más claras, ¿no? Lo que parecía algo imposible (terminar todos los fanfics), ahora se ve alcanzable.

Paso 3: Establece tu rutina en pro de los objetivos.

Para que el plan de acción se cumpla, hay que trabajarlo. Si no, llegará la fecha final y no habrá avances. Dependiendo de cuáles fueron las subtareas y los tiempos establecidos, probablemente tengas que trabajar en él sea semanal o incluso diario.

En mi caso, para poder tener un capítulo para publicar debo escribir un promedio de 7.000 palabras (es el largo que tiene los capítulos de Matryoshka o Iridiscencia), eso significa que debo escribir un mínimo de mil palabras diarias para llegar a este número. Y si le sumamos la escritura de Elegía que era otro propósito, necesito terminar al menos un capítulo a la semana, que sumaría 5.000 palabras más. Eso significa que para cumplir ambos propósito necesitaría escribir un promedio de 1.700 palabras diarias.

Tú conoces tu ritmo y sabes de qué manera te funciona mejor escribir. Probablemente no puedes diario, pero te puedes comprometer a escribir tres días a la semana o solo los fines de semana. También puedes dedicarte a escribir 500 palabras al día o durante un tiempo predefinido, como una hora de escritura sin importar si salen 100 o 1.000 palabras escritura.

Lo importante es que cada vez que cumplas, podrás acercarte a tu meta y se convertirá en un hábito.

Y para animarte, nada mejor que también documentar cada avance. Hay Apps en Google Play para generar hábitos y con solo seleccionar el día que cumpliste, podrás ver como se va marcando cada día con un logro. Puedes premiarte. Ejemplo: si publico un capítulo en la semana, me regalo un chocolate. Si prefieres algo tradicional, usa un calendario o incluso una libreta. Lo importante es que puedas ver el avance tangible porque eso llenara a tu mente de energía.

Mira lo que hice dentro del mismo archivo de Excel donde tengo mi cronograma de publicaciones y mis propósitos. Día a día estoy marcando cuánto escribí y de qué escribir: eso me da satisfacción al saber que he podido avanzar.

¿Qué te parece la idea?

¿Ya tienes tus propósitos de este año? Y si no, ¿qué esperas para pensarlo? Estamos aun a tiempo para ello 😉